Advierten “negociazo” en México por venta con sobreprecio de Remdesivir

El Remdesivir es un antiviral que fue diseñado por los laboratorios Gilead para afrontar el ébola en el 2013. En el virus SARS-CoV-2 probó tener efectividad

Especial
-Publicidad-

De acuerdo al columnista de El Financiero, Pablo Hiriart, alguien se está haciendo rico en México con la venta de Remivir, el cual se trata de un genérico o copia de Remdesivir, el cual este último según el doctor Hugo López-Gatell informó en octubre que Cofepris había rechazado, en dos ocasiones su la autorización porque “la evidencia no sugiere una utilidad suficiente”.

El Remdesivir es un antiviral que fue diseñado por los laboratorios Gilead para afrontar el ébola en el 2013. Y de acuerdo a estudios, en el virus SARS-CoV-2 probó tener efectividad. Por lo que ante el repunte de contagios por Covid-19 en el país, la venta ilegal de este medicamento para atender los casos graves se ha disparado.

-Publicidad-

Sin embargo, el columnista advierte que en México, la dosis de Remivir tiene un costo de 329 mil pesos. Esto es, casi nueve veces más que el Remdesivir que se aplica en hospitales de Estados Unidos. Y son lo mismo. Pues este puede llegar a costar mil 800 dólares. Es decir, unos 38 mil pesos.

“Alguien se está haciendo rico en México con Remivir que cuesta 329 mil pesos, cuando se podría adquirir por casi la décima parte”, escribe Hiriart en su columna de El Financiero. 

“¿Cómo es posible que el genérico, o copia, o lo que sea, cueste ocho, nueve o diez veces más que el original?”, agregó.

Ante tal situación, Hiriart cuestionó porqué si el medicamente fue rechazado en México, ya que según Gatell “no tiene registro sanitario y por refutar un estudio científico sin evidencia”, y por lo que amenazó a Gilead Sciences que podría ser sancionado por distribuir información, “se vende esa misma medicina pero con otro nombre, hecha en Asia y muchísimo más cara”.

Aquí hay cosas que evidentemente el gobierno y Secretaria de Salud tienen que aclarar, o usted juzgue.

 

Con información de El Financiero

 

AIS

 

AIS