¿Y si no negocian la reforma educativa, qué están negociando?

Ricardo Alemán |
29-06-2016 10:22 AM

Como todos saben, en una de las declaraciones más contundentes de Enrique Peña Nieto –en su visita de estado por Canadá–, el Presidente mexicano fue lapidario al señalar que la Reforma Educativa ni otra de las reformas aprobadas por su gobierno están sujetas a negociación.

Ya resultaba urgente –y hasta indispensable– que el Presidente formulara una aclaración como ésta. ¿Por qué?

Porque en los hechos la mafiosa CNTE se ha reconstruido y ha colocado, de nueva  cuenta, contra la pared a las instituciones del Estado mexicano.

Hoy la CNTE no sólo es dueña de la vida política, económica y social de Oaxaca y de los oaxaqueños, sino que acelera el deterioro económico, político y social de esa entidad.

La CNTE destruye Oaxaca, ante la mirada atónita de los oaxaqueños y ante la incapacidad institucional para poner un alto.

Todos recuerdan que, a partir de los hechos trágicos de Nochixtlán, la CNTE consiguió la “legitimidad” de sus banderas de destrucción del Estado mexicano y, sobre todo el impulso necesario para chantajear de nueva cuenta al gobierno.

¿Y cuál es el motivo de chantaje?

Es elemental. A la CNTE no le interesa la educación, tampoco le importa la formación de los maestros y, mucho menos le importan los pobres de Oaxaca.

No, a la CNTE lo único que le importa es recuperar el uso –para sus fines políticos–, de casi cien millones de pesos diarios de dinero público.

Es decir, que a la mafia CNTE lo único que le importa es seguir medrando con el dinero público.

Por eso sorprende que tanto tirios como troyanos insistan en la promoción del “diálogo” entre la mafia CNTE y la Secretaría de Gobernación.

¿Qué van a negociar la CNTE y Gobernación, si el presidente Peña aseguró que ninguna reforma es negociable?

¿Para qué se estableció un compromiso de negociación y diálogo con la CNTE, si según el Presidente la Reforma Educativa no tiene vuelta atrás?

Lo cierto es que son muchos los indicios de que el gobierno sigue los mismo pasos que siguieron las instituciones del Estado en el caso de los 43 desaparecidos.

¿Por qué no aplicar la ley, en estricto, antes que una mafia como la CNTE coloque al gobierno contra la pared?

Al tiempo.

Tomado de La Silla Rota

 

Tags: