¿Y Graco? andaba en la grilla

José Contreras |
14-07-2017 06:00 AM

José Contreras

El único de los personajes de relevancia involucrados de alguna u otra forma en el accidente del Paso Exprés de Cuernavaca, que no ha dado la cara para ofrecer su versión de los hechos es el gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu.

Graco no ha aparecido, como tampoco apareció el día que se hizo el socavón en donde perdieron la vida dos personas, padre e hijo.

Y no apareció, porque ese día Graco Ramírez se encontraba en Monterrey, haciendo grilla y jugando con los escenarios de la elección presidencial del 2018.

Al gobernador de Morelos, la tragedia del Paso Exprés solo le inspiró un tuit, el día de los hechos: “todo mi apoyo a familiares de las víctimas del socavón del #PasoExpress. Se aplicará todo el peso de la Ley a quienes resulten responsables”.

Eso fue todo. Envió su tuit y siguió grillando en Monterrey.

Graco viajó a la capital del estado de Nuevo León para, según la información oficial, promover las inversiones entre empresarios neoleoneses. Pero ya que andaba por allá, se dedicó a tratar de convencer al gobernador Jaime Rodríguez, El Bronco, de que sea el candidato de un Frente Amplio Democrático que no existe.

Y mientras el escándalo crecía por la tardanza para rescatar a los tripulantes del vehículo que cayó en el socavón, Graco Ramírez hablaba en Monterrey de que decidió ya no buscar la candidatura presidencial del PRD. Seguro muchos estaban con pendiente.

El gobernador de Morelos debe asumir su responsabilidad política por haber inaugurado, junto con el presidente Enrique Peña Nieto, una obra que aún no estaba concluida y que presentaba un sinfín de fallas.

¿Por qué Graco se prestó a aparecer en la foto junto al presidente el día de la inauguración si sabía --como asegura su secretario de Gobierno-- que la obra estaba incompleta y presentaba fallas?

Graco, insistimos, debe asumir una responsabilidad política, independientemente de las responsabilidades administrativas y/o penales que eventualmente pudieran enfrentar funcionarios de su gobierno por acciones u omisiones relacionadas con la tragedia y lo que la ocasionó.

Graco debe explicar por qué si en Protección Civil se recibió el reporte de que dos personas se encontraban atrapadas en un auto dentro de un socavón, el personal tardó varias horas en acudir a prestar ayuda.

Debe explicar también por qué el gobierno a su cargo no había reparado el tubo del drenaje que tenía 40 años de uso y que, al permitir la filtración del agua, fue el origen de la tragedia.

Pero al parecer, al gobernador de Morelos la tragedia del Paso Exprés no le quita mucho el sueño, como sí se lo quita la necesidad de involucrarse en la sucesión presidencial del próximo año.

OFF THE RECORD

**YEGUA DE TROYA

La maestra Ifigenia Martínez era una de las escasas personas que ejercían un liderazgo moral dentro del PRD.

Por eso varios personajes la buscaron, para tratar de encontrar en ella a alguien que llevara la sensatez y recuperar los equilibrios de las izquierdas.

Pero de pronto, Ifigenia salió del clóset y se destapó como simpatizante de Andrés Manuel López Obrador.

Ifigenia ya no puede ser la unificadora, pues de intentarlo, sería juez y parte.

Y por lo que reveló, al rato la veremos en algún templete levantándole la mano al mesías.

**MORENA RESPIRA

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación revivió las 45 impugnaciones que presentó Morena sobre las elecciones en el estado de México.

No es que le haya dado la razón, sino que le ordenó al Tribunal de esa entidad que las revise.

Bueno, una esperanza le queda a Delfina, aunque su mente ya está en otra parte.

[email protected]

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: