Y… este gran momento del PRI

Rubén Cortés |
18-08-2017 09:38 AM

Triunfo en el Edomex, fortalecimiento del peso, 14 cuatrimestres seguidos de crecimiento, mejora en las finanzas en 18 por ciento y 99 por ciento de la gente paga menos luz por las reformas; fin de candados para que no militantes puedan ser candidatos…

El PRI vive su mejor momento del sexenio después del Pacto por México que logró 13 reformas estructurales y el estallido mundial de aquel “Mexican moment”: el PRI revivió y hasta se ha colocado en la pelea por repetir en 2018.

¿Por qué?:

1.- Por la buena marcha de la economía, con el dólar a menos de 18 pesos y el precio de la gasolina estabilizado sin contratiempos; discurso antimexicano de Trump devaluado y contenido por la diplomacia mexicana; cárcel a priistas acusados de corrupción, citación a Emilio Lozoya en PGR.

2.- Por la unidad del partido tras la asamblea que quitó los candados a los no priistas para ser candidatos, y de la cual se esperaba un cisma, con militantes de prosapia molestos y convertidos en panes y peces de AMLO.

3.- Porque el PRD adelgazó muchísimo y sufre una sangría constante hacia Morena; el PAN está partido en tres grupos irreconciliables; los independientes se desinflaron, y AMLO ofrece lo mismo de hace 18 años: Sólo el PRI está unido y puede presentar un candidato novedoso.

Esto se complementa con algo intangible, pero esencial: el actual Presidente trae ese gen proverbialmente priista para leer los tiempos y saber qué debe hacer para sobrevivir él políticamente, y adecuar México al futuro.

Por eso quitó los candados: sabe que partidos y políticos están en liquidación y las mejores posibilidades de aceptación entre el electorado están en funcionarios eficaces de corte ciudadano.

Tampoco es que su candidato sea obligatoriamente un no militante o con menos de 10 años de militancia, pero amplió la capacidad del estuche en el que meterá mano para sacar al candidato.

Es ahí donde se nota su gen priista de saber otear el horizonte: Cárdenas entendió en 1940 que la supeditación del poder militar al civil ya tenía que ser total y decidió por Manuel Ávila Camacho, quien en 1946 olfateó los tiempos para un presidente empresario como Miguel Alemán…

Alemán supo que necesitaba un administrador de su expansión económica y escogió a Ruiz Cortines, quien vio que en los 60 los sindicatos ganarían fuerza y López Mateos conocía ese mundo; De la Madrid vio que venía la globalización y Salinas era “el hombre”…

Salinas abrió la economía y Zedillo la política. Entre ambos hicieron bien lo que Gorbachov hizo mal en la URSS: primero es la economía y después la política. En poseer esa visión consiste el gen priista.

Y este Presidente lo tiene.

 

Tags: