Violencia de Acapulco, ¿parte de su atractivo?

La Otra Opinión |
30-03-2016 09:03 PM

A pesar de que en los días de Semana Santa, Acapulco registró 39 ejecuciones; en esa misma temporada, la ocupación hotelera llegó al 92 por ciento.

Es decir, que pese a la violencia; las familias, los individuos, los extranjeros y hasta los mochileros continúan viajando a Acapulco.

Frente a esta situación, la pregunta obligada sería, ¿qué pasa en Acapulco? ¿por qué la gente visita el puerto a pesar de la actividad criminal?

En entrevista para

La Otra Opinión

, Erick del Santiago --presidente de la organización Habla bien de Acá--, trató de explicar el fenómeno. Según el empresario:

Uno. La violencia de Acapulco se concentra en la periferia y no en la zona turística.

Dos. La violencia afecta a los grupos criminales y no a quienes se mantienen ajenos a los delincuentes.

Y tres. A estas alturas, los ciudadanos de Acapulco parecen acostumbrados a los hechos violentos. Incluso hay quien dice que la actividad de las bandas criminales sería parte del atractivo de Acapulco.

Al respecto, el Doctor Francisco Rivas --director general del Observatorio Nacional Ciudadano--, explicó que Guerrero arrastra una historia que no se debe ignorar.

En aquella entidad, las fallas van desde una procuraduría omisa hasta errores en protocolos de búsqueda o una grave debilidad institucional.

Es así que, a la vista de todos, las autoridades han quedado rebasadas por los actos delictivos y sugerir que los habitantes están acostumbrados a la violencia es, en opinión de rivas, falaz y peligroso. ¿Por qué?

Porque esta afirmación confirmaría que los criminales son más poderosos que el Estado.

Porque en Acapulco --y en general, en Guerrero--, no sólo asesinan; también secuestran, asaltan y extorsionan. Es decir, la descomposición es generalizada.

Y porque la violencia seguirá si la sociedad civil no se organiza y no construye un frente común en contra de los criminales.

Por todo lo anterior, la crisis de seguridad en Guerrero es mucho más grave de lo que algunos quieren reconocer. O si lo prefiere, que no basta con decir que algunos se acostumbraron o que otros lo ven como un atractivo. En realidad, se trata de una bomba de tiempo que debe desactivarse a la brevedad.

 

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

La Señora de las Ligas

25-04-2017 06:30 AM
La Otra Opinión