Ventilan corruptelas en debate

La Otra Opinión |
05-05-2017 06:45 PM

Este jueves se llevó a cabo el segundo debate entre los siete aspirantes a la gubernatura de Coahuila, que se medirán en las urnas el próximo 4 de junio: Miguel Ángel Riquelme del PRI, Guillermo Anaya del PAN, Armando Guadiana de Morena, Mary Telma Guajardo del PRD, José Ángel Pérez del PT y los independientes Javier Guerrero y Luis Horacio Salinas.

De acuerdo con lo programado, en el evento --que fue conducido por el periodista Carlos Puig-- los candidatos abordarían los temas de transparencia y rendición de cuentas, desarrollo económico y finanzas públicas.

Sin embargo, la constante durante el debate fueron las acusaciones, descalificaciones y señalamientos por actos de corrupción, brevemente interrumpidos por algunas propuestas de los candidatos respecto a los tópicos arriba mencionados.

Los únicos temas en los que todos los aspirantes coincidieron fueron, por un lado en la necesidad de transparentar el tema de la “megadeuda” de la entidad, a fin de reestructurarla, reducir sus intereses y castigar a los responsables; y por otro, en la promesa de encarcelar a Rubén y Humberto Moreira, gobernador y exgobernador de la entidad. En este segundo aspecto el único que le dio la vuelta al tema, el único que le sacó la vuelta fue el candidato priista, quien se limitó a decir que aplicará la ley “caiga quien caiga”.

Riquelme, de hecho, fue el candidato más atacado por su relación con los hermanos Moreira. Sin embargo, el otro puntero, Guillermo Anaya, también se vio salpicado por las acusaciones de corrupción.

El candidato del PRI llegó al debate con una denuncia en su contra --interpuesta por el PAN-- por su participación en el presunto desvío de 32 mil millones de pesos durante su desempeño como funcionario de gobierno en el gabinete de Rubén y Humberto Moreira. A ello se sumaron los ataques de sus rivales, que durante el evento lo acusaron de cometer actos de corrupción como alcalde de Torreón, y hasta de ser “extorsionador”.

El panista Guillermo Anaya, por su parte, arrastraba una denuncia en la que el PRI lo acusó de participar en la compra de votos a través de 70 millones de pesos de procedencia ilícita. Y ya en el debate, sus oponentes lo señalaron por irregularidades en su declaración 3 de 3.

Y apenas un día antes del debate la organización Anonymous dio a conocer un video que vincula al abanderado de Morena, Armando Guadiana --que se ubica en una lejana tercera posición-- con el Cártel del Golfo y los Zetas. Ya en el evento, al candidato lopezobradorista se le acusó de lavado de dinero.

Es así como los candidatos salieron del debate más enlodados de lo que llegaron.

Por ello, da la impresión de que el próximo 4 de junio los coahuilenses no votarán por el mejor candidato, ni por el más honesto, sino por el menos corrupto… si no es que todos están al mismo nivel.

 

Tags: