¿Un PAN destripado?

Germán Martínez |
24-11-2016 06:25 PM

POR GERMÁN MARTÍNEZ CÁZARES 

Adiós, Don Rafa Vázquez, panista jalisciense de verdad.

 
¿Qué clase de "arreglijos" trae el PAN con el gobierno? En política, como en la vida, hay tiempo para todo. Tiempo para pactar reformas y tiempo para enfrentarse. Tiempo para gobernar y tiempo para hacer campaña. Tiempo de diálogo para el acuerdo, y tiempo de discusión para el cotejo partidario ante los ciudadanos. Tiempo de guerra y otro para la paz, dice uno de los libros sagrados.

Y justo al final del sexenio de Peña, llegó el tiempo del alejamiento, el momento de la discrepancia. Ya es época de combate electoral.

Por eso extraña la actitud panista. ¿Por qué, ahora, hipotecar su historia de defensa ciudadana y alinearse en su ocaso al régimen peñista?, ¿regalarle el discurso opositor a López Obrador?, ¿bajar los brazos y claudicar? Algo huele -para decirlo con palabras de Manuel Gómez Morin- a "transacción y componenda".

Brotan como fuego ardiente las preguntas. ¿Hubo acuerdo cupular en la entrega de Guillermo Padrés a cambio de impunidad para otros? ¿Por qué algunos de los nuevos mandatarios azules "le hacen al tío Lolo" y simulan investigar a sus antecesores priistas?, ¿arreglo para mayor presupuesto?, ¿cumplimiento de confabulaciones de campaña? ¿Por qué tan calladitos los panistas de Sinaloa y Oaxaca, sin reclamar nada a sus mandatarios, ayer disfrazados de blanquiazules, y hoy tirados en los brazos del PRI?

¿No habrá consecuencias para los diputados federales de Puebla, por aprobar con el PRI, a espaldas del PAN, algunos artículos de la Ley de Ingresos para el año entrante?, ¿esos votos poblanos fueron genuina responsabilidad hacendaria o consiguieron "moche" para la campaña de Rafael Moreno Valle?; también, ¿por qué votar urgentemente, para salvar la cara al gobierno de Peña en la Cumbre del Habitat de Ecuador, unas leyes de desarrollo urbano antimunicipalistas, y de dudosa defensa de la propiedad privada?

¿Por qué también los senadores panistas no asumieron el encargo de "contrapesar" y controlar al Poder Ejecutivo, al momento de nombrar al nuevo procurador general de la República y le aplaudieron a rabiar?, ¿acaso no lo colocaron placenteramente en la antesala de la importantísima Fiscalía General de la nación, sin hacerle el menor cuestionamiento?, ¿pacto de complicidad o pacto de ingenuidad?, ¿harán lo mismo con el fiscal anticorrupción?, y por si fuera poco, ¿qué ganó el PAN al extender con el PRI el plazo de desempeño a los nuevos magistrados del Tribunal Electoral y lastimar su legitimidad de origen?

Pero hay más preguntas: ¿el PAN ya rindió la plaza al PRI en el Estado de México? A nadie engañan cuando se anuncia que el candidato panista a gobernador será "electo democráticamente" por la militancia; eso, en los hechos, significa que al candidato lo dispondrán los típicos rebaños mexiquenses de simpatizantes "maiceados" con prebendas. Será entonces un candidato panista débil, un "flan" para Peña y Eruviel Ávila. Allí no existe tradición de respeto y fomento a la libertad individual, en cambio, muchos recursos públicos se gestionan y dosifican de manera clientelar para cultivar votos. Veremos con esa "elección" panista mexiquense una prostituida subasta de sufragios a cambio de recompensas o favores. Habrá despensas, no razones, ni mucho menos debates de ideas. Es una derrota frente al dinero, ¿será un triunfo del experto diputado Ulises Ramírez? Y para empeorar la tragedia, Josefina Vázquez Mota -la mejor situada en las encuestas- cometió el error de interceder, gestionar y quizá recibir novecientos millones de pesos para migrantes radicados en Estados Unidos. ¿Autorizó el PAN ese trabajo a Josefina? Si la respuesta es un "sí", ¡enorme desfachatez la alianza con Peña para debilitar a la oposición mexiquense!, si la respuesta es un "no", sencillamente Josefina fue chamaqueada, y su autoridad moral en decencia pública es la misma que la del grupo Atlacomulco.

Se equivoca el PAN si ya se siente despachando en Los Pinos. El camino es largo y resbaladizo. Una gran parte de la sociedad está fastidiada. ¿El PAN les dará una idea esperanzadora y una actitud de valiente rivalidad, a tanto mexicano insatisfecho o enojado con Peña y con el PRI?
 
Posdata. ¿Por qué el presidente Calderón trecibió un diploma del presidente Peña?

Columna tomada de Reforma. 

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

INE: El caos que viene

24-07-2017 06:00 AM
José Contreras