Un mal año para gobernadores del PRI

La Otra Opinión |
31-12-2016 02:54 PM

Este año que termina, muchos políticos dieron de que hablar, y no por su buen trabajo, sino por sus escándalos.

Para algunos, este 2016 se lo llevaron gobernadores y exgobernadores del PRI, quienes fueron acusados de corrupción, de tener nexos con el crimen organizado y hasta expulsados de su partidos.

Javier Duarte

Antes de terminar su mandato como gobernador de Veracruz, Duarte “salió a dar la cara” para aclarar que no era un corrupto como se le acusaba. En entrevista televisiva con Carlos Loret de Mola, el veracruzano declaró que pediría licencia para responder a las acusaciones en su contra.

Y aunque negó que huiría del país, unos días después la PGR lo boletinó y hasta ofreció una recompensa  de 15 millones de pesos para su captura. Asimismo, el PRI lo expulsó de sus filas y hasta ahora se encuentra prófugo de la justicia.

Tomás Yarrington

La Comisión de Justicia Partidaria del PRI expulsó de sus filas al exgobernador de Tamaulipas –de 1999 a 2005- “por vulnerar los estatutos del partido y su código de ética”. Y es que es conocido que Yarrington tenía nexos con cárteles del narcotráfico.

Asimismo, el Revolucionario Institucional lo expulsó del partido por tener cuentas pendientes con la justicia y hasta la PGR ofreció una recompensa de 15 millones de pesos por su captura.

Al igual que Javier Duarte, Yarrington se encuentra prófugo de la justicia.   

Humberto Moreira

Cuando se encontraba en calidad de estudiante en España, el exgobernador de Coahuila fue detenido en aquel país, acusado de blanqueo de capital y asociación criminal. Días después, el también exdirigente nacional del PRI fue absuelto y regresó a México  “con las manos limpias”.

Si bien Moreira ya está de regreso en la política- y coquetea una diputación con el Partido Joven de Coahuila-, ahora se habla de una expulsión del PRI. Al respecto, el coahuilense advirtió que en caso de ser expulsado del Revolucionario Institucional, él expulsaría al PRI del estado.

Mario Villanueva

El exgobernador de Quintana Roo- de 1993 a 1999-, fue deportado a México después de haber estado preso en Estados Unidos, acusado de lavado de dinero.  Si bien el exmandatario padece problemas de salud, su hijo Mario Villanueva Tenorio busca que a su padre se le otorgue prisión domiciliaria en Chetumal.

Roberto Borge

Hace unos días, Borge dejó de ser gobernador de Quintana Roo y en medio de escándalos de corrupción, el PRI lo suspendió porque dañaba la imagen del partido tricolor.

Asimismo, se prevé un juicio político en contra de Roberto Borge, pues de acuerdo con legisladores de oposición, el quintanarroense es investigado por la Fiscalía General del estado; a la que ya no es afín.

Cabe señalar que Carlos Joaquín, gobernador de Quintana Roo por la alianza PAN-PRD, solicitó una alerta migratoria para evitar la fuga de Borge.  

César Duarte

El exgobernador de Chihuahua fue acusado de corrupción, además que en las oficinas de gobierno del estado se encontraron lujosos departamentos. Se sabe que en el PRI ya se prepara la expulsión del chihuahuense.

Rodrigo Medina

El exgobernador de Nuevo León- de 2009 a 2015- es señalado por actos de corrupción durante su administración. Aunque el PRI también inició un proceso de investigación en su contra, se sabe que por ahora “está congelado”.

Asimismo, el gobernador “independiente” de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco”, ya dijo que no presentará denuncia alguna en contra de su antecesor.

 

Tags: