Un Frente de papel

Juan Ignacio Zavala |
07-08-2017 09:02 AM

Al parecer el Frente Opositor sabe que sus días están contados y que se organiza rápido o no va a pasar del periódico del día, que les saquen una foto y les haga una nota. Es un Frente de sala de prensa. No va más allá. Este fin de semana nos regalaron algunas notas.

Sí hay un problema en los convocantes. La gran mayoría de los que lo organizan no aparecen en las encuestas –esto es, la gente no los conoce–, a otros los conocen poco y mal y al que sí sale –Ricardo Anaya– no le alcanza para ser competitivo contra López Obrador. La convocatoria más bien suena a un grupo de profesionales de la política que no quiere que se le termine la posibilidad de participar en la política activa o en aparecer en los medios: salir en la foto, en una toma para la televisión, hacer una declaración rimbombante, participar en un foro en el cual dar una ponencia, salir de la mano de quien se pensaba acérrimo rival y cosas por el estilo. Quizá el producto más acabado de ese movimiento que empezó a finales de los 80 del siglo pasado, sea Santiago Creel: apóstol de la transición, apasionado de las mesas de diálogo, amante frenético de la palabra “pluralidad” y sus derivados; hombre devoto de todo lo que sea alargar un problema y evitar tomar una decisión. Además, Santiago es ahora el “apoderado” del presidente panista: lo lleva a comidas con gente mayor y asiente con la cabeza mientras el joven despliega su capacidad retórica y forman un conmovedor retrato.

También asisten a las reuniones relegados del PRD –o sea, relegados entre los relegados–, gente sin que hacer, apartados de la política porque sus grupos quedaron en desventaja, paladines de la justicia y la política de esos que no se manchan con nada porque no hacen nada y alguna que otra persona que pueda dar una especie de “certificación moral” del movimiento. Por lo general se podría decir de los participantes que es gente que no reúne ni a sus familiares y creen que pueden convocar al país.

De las noticias del fin de semana, también nos llega la actividad del gobernador golfista Javier Corral. Este hombre tiene sumido a su estado en inseguridad y balaceras, mientras se va a jugar golf a Mazatlán. Como no sabe gobernar, se dedica a la grilla –su jefe de gabinete, Gustavo Madero, hará la plataforma del Frente y se la venderá al PAN. Cada mes le organiza un homenaje a Cuauhtémoc Cárdenas en su estado y ahora anda muy contento promoviéndose como candidato presidencial del Frente y que le digan, finalmente, que es un líder de izquierda. Se le va el tiempo en el golf y la golfería política.

Hablan de cambio de régimen, de gobiernos de coalición y cosas que jamás han logrado en sus responsabilidades públicas. No queda claro cómo quieren lograr sus objetivos. No han definido ni siquiera su competencia. En ese sentido tiene razón Andrés Manuel que se trata de un Frente contra él. Eso es cierto, pero no se atreven a decirlo. 

Porque lo único que se sabe con certeza de este frente son sus “antis”: es antiPRI, es antiLópez Obrador y es antiMargarita porque a ella no la quieren de candidata ni porque encabece las preferencias ¡hasta del Frente! 

Pero bueno, ya se sabe que en política muchas veces pueden más los odios que cualquier otra intención.

Por lo pronto, es un Frente de papel.

 

Tags: