Tres amenazas se ciernen sobre la democracia mexicana

14-01-2017 06:38 PM

 

Este martes, Barack Obama pronunció en su natal ciudad de Chicago su último discurso como presidente en funciones de Estados Unidos.

Allí, el mandatario advirtió a sus connacionales y al resto del mundo que, de cara al futuro, la democracia enfrenta tres amenazas: la falta de solidaridad, la falta de igualdad de oportunidades y el aislamiento.

Y si bien podría decirse que con su discurso Obama apuntó a Donald Trump --quien será su sucesor y a quien deberá entregar las llaves de la Casa Blanca el próximo 20 de enero--, es curioso como estas amenazas también se ciernen sobre la democracia mexicana.

1. La primera amenaza que Obama detecta para la democracia es la falta de solidaridad. Al respecto, explica que es necesario que todos estemos unidos más allá de nuestras diferencias.

Pero en las últimas semanas, la solidaridad ha brillado por su ausencia en México. Para corroborarlo basta con echar un vistazo a lo que ocurrió en las recientes olas de saqueos, violencia y actos de rapiña, cuando --usando como pretexto la inconformidad con el “gasolinazo”-- algunos aprovecharon para robarle a otros.

Tanto los consumidores como los empresarios se vieron afectados por el alza a los precios del combustible, pero ninguno fue solidario: mientras unos aprovecharon para saquear la mercancía, los otros pretendieron subir sus precios injustificadamente.

2. La segunda amenaza para la democracia expuesta por Obama es la falta de igualdad de oportunidades para todos. Y en este sentido, las autoridades mexicanas no han conseguido reducir la brecha económica entre diversos sectores de la población. Por ejemplo: mientras en el estado de Nuevo León sólo el 20.4 por ciento de la población se encuentra en situación de pobreza, en Chiapas el 76.2 por ciento de los habitantes se encuentra en esa condición. Entonces. ¿alguien podría negar que existe desigualdad en México?

3. Por último, el presidente Obama expresó que la otra amenaza que enfrenta la democracia es el aislamiento. Apuntó que algunos se sienten tan encerrados en su propia “burbuja” que sólo aceptan información que encaje con sus opiniones, independientemente de que sea verdadera o no. Además, agregó que si bien la política es “una batalla de ideas”, a veces se debe “adminitir nueva información” y reconocer “el punto de vista contrario, además de los argumentos científicos”.

Pero en México gran parte de la clase política parece vivir aislada en su propia burbuja electorera. Diversos partidos y políticos hacen oídos sordos ante los argumentos de expertos en temas como el incremento al precio de las gasolinas. Y peor aún, se oponen a lo que hace meses aprobaron sólo para sacar raja política.

Entonces, ¿Será que México tiene en casa amenazas para su democracia igual o más grandes que la amenaza que el intransigente, intolerante, testarudo y xenófobo Donald Trump representa para la democracia de Estados Unidos?

 

Tags: