TLÁHUAC: EL DELEGADO SIN OJOS

Ricardo Alemán |
26-07-2017 07:09 AM

RICARDO ALEMÁN ALEMÁN

Ya es un lugar común decir que en Tláhuac, todos sabían de la existencia del “vende droga” motejado como “El Ojos”.

No era nuevo que todos lo conocían, ya que “El Ojos” era el “empleador” más importante de la demarcación. Solo el número de “halcones” era de 5000 personas –todos ellos del gremio de mototaxistas-, sin contar con el control que mantenía en el comercio informal.

En Tláhuac, no se movía una hoja del “árbol delegacional” sin la autorización de “El Ojos”.

Y buena parte de la policía asignada a esa demarcación estaba bajo su control. Por eso en el operativo federal no participó ninguna autoridad capitalina y/o delegacional. Por todo lo anterior, no es exagerado decir que el delegado de Tláhuac, del partido Morena, Rigoberto Salgado, era “un delegado sin ojos”.

Y es que a nadie convence que, frente a la montaña de evidencias de que el grupo criminal de “El Ojos” mantenía el control de Tláhuac, el delegado salga con la “chabacanada” de que no estaba enterado.

Sin embargo, tenemos que esperar a que alguna autoridad delegacional, capitalina o federal, inicie la investigación de los vínculos de toda la familia de Rigoberto Salgado, con distintos hechos criminales.

Pero el problema va más allá de la filiación política de Rigoberto Salgado. Y es que hasta el momento queda claro que ni Miguel Mancera ni el gobierno federal se atreven a hablar de la pesquisa contra Salgado, por temor a una confrontación con el partido Morena y con su dueño.

En el fondo, el caso de los vínculos de Salgado con el crimen organizado podría ser utilizado como “un bombón” en tiempos electorales.

Y es que hoy tanto Morena como la autoridad capitalina y el gobierno federal pueden decir misa, pero lo cierto es que “Rigo Salgado” tiene las manos y todo el cuerpo metidas en el negocio criminal.

Se sabe, por ejemplo, de los vínculos de toda su familia con distintos gobiernos y diversos grupos criminales.

Y también se sabe que se trabaja en esas líneas de investigación.

Al tiempo.

 

 

Tags: