Temporada de chapulines

José Contreras |
05-09-2017 06:00 AM

En la víspera del inicio formal del proceso electoral del 2018, México vive una temporada de chapulines que confirma que las ideologías y la identidad partidista quedaron sepultadas hace mucho tiempo.

Los políticos no tienen empacho en brincar de un partido a otro o de un membrete a otro con tal de garantizar su permanencia o acceso en el poder.

El chapulín más destacado de esta temporada será el jefe delegacional de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, quien de un momento a otro brincará de Morena hacia un partido o bloque que esté dispuesto a respaldar su candidatura a jefe de Gobierno de la CIudad de México.

Monreal tiene una gran vocación de chapulín. En los últimos 20 años ha brincado del PRI al PRD; de ahí al PT; de ahí a MC; de ahí a Morena y de ahí brincará…¿A dónde?

Pero así como él, René Bejarano y su esposa, la senadora Dolores Padierna, brincaron del PRD hacia Morena, a pesar de que el dueño de la franquicia desprecia profundamente a quien en una época fue su principal operador político.

No brincaron por convicción ni mucho menos por afinidad ideológica, sino porque irse a Morena les abre la posibilidad de recuperar algunos cotos de poder que el actual jefe de Gobierno, Miguel Angel Mancera, les quitó.

Los diputados Jesús Valencia y René Cervera brincaron del PRD y de MC, respectivamente, hacia Morena, como una avanzada del jefe político de ambos, Marcelo Ebrard, en el proyecto político de la honestidad valiente.

A Marcelo, quien vive un exilio dorado en París, dejó de importarle que hace seis años López Obrador le haya arrebatado la candidatura presidencial; en breve regresará al país para respaldar con todo al tabasqueño.

Otra más que le entró al chapulineo fue la muy respetada economista Ifigenia Martínez, la última referente de calidad moral dentro de los fundadores del PRD y quien ahora pertenece a Morena.

Otro más es el ex líder del 68, también un referente de los pioneros perredistas, Pablo Gómez, ahora en el proyecto político de López Obrador.

Chapulines de menor importancia, pero al fin chapulines, son los diputados Gabriel Cantú y Eugenio Montiel Amoroso, quienes el pasado domingo brincaron del PRI para sumarse a las filas de Morena.

La temporada de chapulines apenas empieza. A medida que avance el proceso electoral habrá nuevos brincos de un membrete a otro. No se descarta incluso que algunos militantes del PAN salten del barco azul si alguien no tapa los hoyos por donde se está filtrando el agua.

OFF THE RECORD

**SAN LÁZARO, EN VILO

Hasta la hora en que fue redactada esta colaboración, la Cámara de Diputados aún no había elegido a su Mesa Directiva.

La Constitución señala como plazo máximo el 5 de septiembre para que se elija la Mesa Directiva y no contempla el escenario de lo anterior no se lleve a cabo.

Y todo por las intrigas políticas.

**FRENTE: ¿MUY AMPLIO?

En el PRD y en el PAN celebran el hecho de que sus órganos de gobierno haya aprobado la posibilidad de celebrar un frente que compita por los cargos de elección popular que estarán en disputa el próximo año, entre ellos el de Presidente de la República.

Pero hay serenarse. Falta que los involucrados en esto se pongan de acuerdo en algo fundamental: los candidatos.

Ya antes se han caído pactos de esta naturaleza.

expedientepolitico@yahoo.com.mx

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: