Suegro de Duarte se sacó la Lotería, ¡pero con el yerno que le tocó!

La Otra Opinión |
26-04-2017 05:41 PM

En lo que podría decirse que es su primera aparición pública luego del escándalo, Jesús Antonio Macías Yazegey, padre de Karime Macías y suegro de Javier Duarte, aseguró en un vídeo que no tiene nada que esconder.

Además agregó que su fortuna surgió a partir del momento en que se sacó la Lotería Nacional el 31 de diciembre de 2009, obteniendo así un premio de 50 millones de pesos.

Según información de Televisa, el boleto ganador lo habría comprado Duarte en un local del puerto de Coatzacoalcos.

Macías Yazegey, al igual que su esposa, Virginia Yazmín Tubilla Letayf, fueron señalados por enriquecimiento ilícito y en diciembre del año pasado --durante el cateo a una de sus propiedades ubicada en Chiapas-- se encontraron 54 mil dólares en efectivo.

Vale la pena recordar que en 2008 el entonces mandatario de Veracruz, Fidel Herrera, se sacó la Lotería por segunda ocasión, al participar también en el sorteo de un 31 de diciembre.

Sin embargo esta no es la única coincidencia que hay entre Herrera y Macías Yazegey, pues ambos son compadres y gracias al ex gobernador, el suegro de Duarte pudo hacer su fortuna --contrario a lo que aseguró en el material audiovisual citado anteriormente--.

De acuerdo con algunos medios de Veracruz, Tony Macías fue favorecido por Herrera con la concesión de obras con presupuestos inflados y gracias a sus tratos, “la reserva territorial del antiguo Puerto México acabó en sus manos”, señala información del Noreste.net.

Además, el ex mandatario Herrera le entregó 300 millones de pesos con el fin de levantar la procesadora de Frutas y Verduras Asépticas de Veracruz (Fyver) --que fue embargada en 2016-- pero Macías sólo invirtió en ésta poco más de siete millones de pesos.

Es así como queda probado que el suegro de Duarte miente, pues sus millones no provienen únicamente de un premio de la Lotería Nacional, sino de sus tratos con el poder que durante muchos años controló Veracruz.

Acaso por ello cuando su hija y su yerno se dieron a la fuga, él y su esposa corrieron a ampararse ante cualquier orden de aprehensión, y es que bien dicen… El miedo no anda en burro.

 

Tags: