Como a Aristegui, lanzan en redes a Slim para presidente

La Otra Opinión |
07-01-2017 03:58 PM

 

No es la primera vez que las redes sociales proponen a determinado personaje de la vida pública para ser candidato a la presidencia de México.

En 2015 lo hicieron con Carmen Aristegui, cuando ésta salió de MVS Noticias y acusó al presidente Enrique Peña Nieto de haber sido el responsable de la acción, convirtiéndose así en la víctima.

También en 2015, las mismas redes sociales hicieron posible que el primer gobernador independiente tomara protesta en alguna entidad de México. Estamos hablando de Jaime Rodríguez Calderón, actual mandatario de Nuevo León en el que ya nadie cree y quien sin su campaña en Facebook y Twitter --sobre todo-- hubiera tenido muy poco impacto en la sociedad neoleonesa y posiblemente no se hubiera llevado la gubernatura por la que competía.

Lo anterior viene a cuenta porque el día de hoy, una vez más las redes sociales hicieron lo propio y convirtieron en tendencia los hashtag #AnímateSlim y #SlimparaPresidente, con los cuales se invitaba al magnate a postularse en 2018 para la presidencia de México.

De acuerdo con los motivos expuestos en un vídeo --que ya no se puede ver--, el empresario sería un mandatario ideal porque tiene una rivalidad con Donald Trump, es independiente económicamente y por lo tanto “no robaría”, además no tiene compromisos con nadie y no necesitaría apoyo económico para una campaña electoral.

Resulta curioso que los usuarios de las redes hayan promovido dicha invitación a Carlos Slim, cuando en ocasiones anteriores no se han cansado de acusar al empresario y a sus negocios de ser monopólicos, fraudulentos, acaparadores, explotadores y otros adjetivos que hoy nadie recordó.

 

Por ello, una vez más valdría la pena repetir la recomendación aquélla que pide no creer en todo lo que circula en internet, donde el humor de los usuarios es tan cambiante como el precio de las gasolinas y depende de una gran variedad de factores externos.

De este modo Slim fue el villano ayer, pero de la nada hoy se convirtió en el príncipe valiente que puede salvar a México de las garras del malvado PRI. De este modo también, mañana, cuando el empresario se convierta (si seguimos con el cuento color rosa) en presidente apostamos lo que sea a que pasará de ser el héroe al villano --otra vez-- porque a nadie se le da gusto nunca.

Si no lo cree basta con echar un vistazo a Argentina, donde apenas hace un año el empresario Mauricio Macri ganó la presidencia, y hoy muchos lo repudian, a pesar de sus intentos por salvar al país de la crisis que dejó el gobierno populista y corrupto de Cristina Fernández.

 

Tags: