¡SI HABRÁ SEGUNDA VUELTA EN 2018!

Ricardo Alemán |
02-06-2017 06:00 AM

Muchos lo niegan, se resisten incluso a suponer que las presidenciales mexicanas de 2018 están emparentadas con las recientes elecciones francesas.

Dicen que no hay nada que ver, que México no es Francia y que los riesgos del populismo de derecha –con Marian Le Pen---, están lejos de los populismos de la derecha mexicana disfrazada de izquierda, llamada Morena.

Dicen, además, que en México no asoma, por ningún lado, un Macron y que –sobre todo--, la legislación electoral mexicana carece de lo fundamental; la figura de la segunda vuelta en las presidenciales; fórmula de la que muchos esperan una suerte de milagro mexicano.

Y es probable que tengan razón todos los que dicen que no existen puntos de comparación entre las presidenciales francesas y las mexicanas.

Sin embargo, la terca realidad –y el realismo mágico de la política mexicana--, parece ofrecer no sólo una segunda vuelta presidencial a la mexicana, sino una posibilidad aún más sorprendente; la presidencial adelantada de 2017 y la segunda vuelta de 2018.

Y es que precisamente eso, una elección presidencial adelantada, es lo que veremos el próximo domingo 4 de junio en el Estado de México, de donde saldrá un primer ganador que, en 2018 podría ser combatido en la mexicanísima segunda vuelta, en donde se producirán los reacomodos propios del segundo raund, entre los participantes en la contienda presidencial.

Es decir, que más allá de quien resulte ganador en la contienda electoral del domingo venidero en el estado de México, los grupos hegemónicos de la derecha panista y la izquierda perredista, ya entendieron que juntos –en alianza electoral--, tienen no sólo la sartén por el mango rumbo a 2018, sino una victoria segura, si es que finalmente van aliados a la presidencial de ese año.

También por eso, en el PAN de Ricardo Anaya y el PRD de Alejandra Barrales, se analizan los escenarios de lo que ya se plantea como la segunda vuelta en la presidencial de 2018. Se analizan costos políticos y acuerdos; se ponderan figuras y potenciales candidaturas y se siembra la semilla de un acuerdo que llevarán a cabo los próximos presidentes del PAN y del PRD.

Pero vamos por partes.

Dicen distintos estrategas del PAN y del PRD que nadie debe asustarse por el resultado del domingo venidero. ¿Por qué?

Porque si bien el estado de México es la mayor reserva de votos y una “caja chica” para las elecciones presidenciales de 2018, también es una bomba política de tiempo que, con una mala administración,  podría ser la tumba para cualquiera.

En especial, los estrategas de los dos partidos explican que tampoco debe preocupar mucho lo que digan y hagan los actuales jefes del PAN y del PRD, quienes en pocos meses ya estarán a nivel de cancha, como precandidatos, mientras que las decisiones presidenciales estarán serán tomadas por los grupos hegemónicos de los azules y los amarillos.

Lo verdaderamente importante de la elección mexiquense del domingo 4 de junio, es que al PAN y al PRD les queda perfectamente claro que la mexiquense habrá sido la primera vuelta presidencial y que 2018 será la segunda vuelta.

Es de ir, que hoy nadie sabe qué va a pasar el domingo venidero.

Pero lo que todos saben desde hoy –y a la luz de la pelea en 2017--, es que en 2018, el PAN y el PRD tendrán en sus manos la posibilidad única de procesar una alianza ganadora que, con una buena ruta de negociación, sería capaz de derrotar a los dos grandes partidos punteros en la elección mexiquense y que también estarán como protagonistas en 2018.

Nos referimos a la posibilidad de que la alianza PAN-PRD, con la suma de un 35 por ciento de los votos estimados en una presidencial, podría dejar fuera de la contienda a cualquiera de los candidatos del PRI y de Morena, respectivamente.

De esa manera, dicen los estrategas azules y amarillos, una potencial alianza entre PAN y PRD en 2018 cerraría el paso al “odiado” PRI, al tiempo que librarían a los mexicanos del peligro del populismo depredador que propone la Morena de López Obrador.

El PAN y el PRD, juntos en la segunda vuelta presidencial de 2018, lograrían dejar fuera a las dos versiones del PRI; el histórico que volvió al poder en 2012 y su “remedo” llamado Morena

Dicho de otro modo, que el PAN y el PRD tienen en sus manos la posibilidad de una segunda vuelta real, que tiene todo para ser ganadora y que dejaría fuera a los extremos del PRI.

El problema son los hombres; los políticos del PAN y del PRD, que harán todo por destruir esa posibilidad.

Al tiempo.     

 

Tags: