¿Sí es corrupta la exministra como dice AMLO?

Pablo Hiriart |
06-09-2017 09:30 AM

Para quienes tienen (entre los que me cuento) en alta consideración y estima a la exministra de la Corte, Olga Sánchez Cordero, seguramente fue desconcertante leer que estuvo en el acto de adhesión a López Obrador el domingo pasado.

Desconcertante porque se pensó que lo que el líder de Morena decía de ella y de sus compañeros no era verdad. No se creía que fuera corrupta, que estuviera “maiceada” y que fuera una jueza de consigna, como acusó en reiteradas ocasiones López Obrador a los ministros de la Corte.

Su adhesión a AMLO avala las palabras y acusaciones formuladas por el dirigente político, y por tanto sería saludable recibir explicaciones de la exministra. Que diga lo que sabe.

En 15 de febrero de 2013, en Red Política, se publicaron las declaraciones de López Obrador hechas en Tuxpan, Veracruz, sobre la liberación de Florence Cassez (de la que Olga Sánchez Cordero fue pieza clave), y de la negativa a un amparo del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). 

Dijo: Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación “no actúan con justicia (porque) están bien maiceados. Yo no tengo confianza en los ministros de la Corte porque no actúan con justicia, se vio por ejemplo el caso de la señora (Florence) Cassez, de cómo, por consigna, la dejaron libre”.

Agregó:

“La Corte desechó el amparo de los trabajadores electricistas y ellos no saben nada más que emitir sentencia. Ya todo está cocinado de antemano”.

En Regeneración, 17 de mayo de 2014, se reproducen declaraciones de AMLO en Lagos de Moreno, Jalisco: Los “ministros de la Corte se encuentran al servicio de Peña Nieto”. La Suprema Corte “se encuentra al servicio de la mafia del poder”, al resolver contra el SME.

Regeneración, 30 de octubre de 2014, reproduce un tuit de AMLO: “Los corruptos de la Corte violaron la Constitución para impedir la consulta (sobre reforma energética). ¿Qué sigue? Cambiar al régimen y restablecer la legalidad”.

Agregó AMLO, en su cuenta de Facebook: “Si de por sí ya estaba en duda la honestidad de los ministros, ahora se ganan con creces que se les tache de vulgares corruptos. La historia los juzgará”.

Puso en su perfil de Facebook, reproducido en MVS: “Hoy terminan su chamba los corruptos ministros de la Suprema Corte (rechazo a la consulta sobre reforma energética) para continuar apoyando al régimen y recibiendo premios. Alcahuetes de Peña”.

Podríamos seguir con descalificaciones a los ministros, porque en Google se encuentra la colección de insultos de AMLO a los integrantes de la Corte, entre quienes estaba Olga Sánchez Cordero, hoy adherente de López Obrador.

Hay que preguntarle a la exministra: ¿de veras es tan corrupta como dice AMLO?

Que nos diga cómo la maicearon.

Muchos pensamos que no, pero su adhesión a López Obrador nos dice que existe mucho de verdad en sus acusaciones como para plegarse a él.

Que diga la exministra en qué consistían los “premios” al votar una sentencia “a modo”.

De una vez que hable sobre cómo estuvo la negativa al amparo del SME, donde “se comportaron como vulgares corruptos”. ¿De a cuánto fue?

La liberación de Florence Cassez, que defendió la ministra Cordero, ¿en serio fue por consigna y no por legalidad? Cuente bien la historia, ministra.

Como dijo AMLO, ¿fue porque “les habló (Osorio) Chong”? Que se sincere y diga la exministra cómo les dieron la consigna. ¿Sí les habló el secretario de Gobernación, como asegura su candidato presidencial?

La ministra debe aclarar si, como acusa su candidato, “los ministros de la Corte están bien maiceados”. ¿De veras son tan corruptos?

Tenemos que saberlo, pues es vital para la salud de la nación. Olga Sánchez Cordero debe decirlo.

Y si todo lo anterior es falso, que nos explique por qué quiere que un calumniador y mentiroso contumaz sea presidente de México.
 

 

Tags: