Se complica el escenario para el PRI de Sinaloa

La Otra Opinión |
29-01-2016 06:32 PM

Dicen que lo que mal empieza… mal termina.

El comentario viene a cuenta porque --como aquí dijimos-- el PRI de Sinaloa llegó tarde al registro de su alianza con el Partido Verde y el Panal.

La historia ya se conoce. La recepción oficial de los documentos de la alianza aparece con fecha del martes 26 de enero; para ser precisos, a la 1 de la mañana con 19 minutos.

Sin embargo, el plazo para el registro de alianzas venció el último minuto del lunes 25. Es decir, que el registro de la alianza PRI, Verde y Panal es irregular.

No obstante, dicen los enterados que la demora del tricolor no debe preocupar a nadie.

Y es que los tribunales electorales actúan de buena fe. Es decir, que basta que el PRI presente un par de testigos que aseguren que la comitiva estuvo a tiempo en las oficinas del órgano electoral, y el asunto quedará en el olvido.

Lo curioso es que un asunto que, según expertos, no sería de mayor importancia, detonó la renuncia de la dirigente del PRI estatal, la señora Martha Tamayo.

La tarde del jueves, la ex lideresa del tricololor anunció que dejaría el cargo. Y aunque Tamayo dijo que se iba para atender sus obligaciones en la Cámara de Diputados, algunos --como el columnista Antonio Quevedo--, sostienen que Tamayo es la primera víctima de la garrafal equivocación de su partido. Es decir, la demora en el registro de la alianza.

Pero hay más.

Corre la versión de que el atraso del PRI en el registro de su alianza se habría debido a que los tricolores negociaban una alianza con el Partido Sinaloense.

Se dice, incluso, que los tricolores habrían coqueteado con el señor Héctor Melesio Cuén —dueño del partido—, hasta altas horas de la noche.

No obstante, se dice que Cuen --quien sabe que tiene el control de casi el 10 por ciento de los votos en la entidad-- habría elevado el precio de su amor, no habría logrado un acuerdo con los tricolores y que, ante el fracaso en la negociación, habría corrido a las oficinas del órgano electoral de Sinaloa para firmar la alianza de su partido —el PAN— con el PAN y el PRD.

Es decir, que la negociación con Melesio Cuen habría puesto en peligro la legalidad de la alianza del PRI y sus satélites.

Por cierto, también dice la prensa sinaloense que el día que el diputado con licencia Quirino Ordaz se registró como candidato del PRI al gobierno del estado, se rodeó de casi todos los precandidatos a gobernador, así como de buena parte de los alcaldes, diputados y aspirantes a alcaldes y diputados del tricolor.

No obstante, en el evento no se vio al secretario de Gobierno, Gerardo Vargas; el delfín del gobernador Mario López Valdez. Según explicó, el registro se dio en un día laboral y debía atender sus obligaciones.

Y curiosamente, en esa misma ocasión, el aplausómetro favoreció al “carnicero” Jesús Vizcarra.

Aseguran los reporteros que, cuando Vizcarra llegó al lugar, la ovación no se hizo esperar. Incluso, dicen, que opacó el aplauso del candidato, Quirino Ordaz.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

INE: El caos que viene

24-07-2017 06:00 AM
José Contreras