Sacar raja de las víctimas del sismo

Rubén Cortés |
11-09-2017 08:28 AM

Hay una corriente de pensamiento en el país a la que su odio por el gobierno la conduce a confundir la oposición política con el rencor ciego que envenena corazones y nubla conciencias: en febrero, boicoteó la marcha por los connacionales; este fin de semana, usó a las víctimas del sismo.

Uno de los mensajes tristes, a costa de 91 muertos y 2.2 millones de damnificados por el sismo del jueves, provino de alguien que se dice hijo de Dios, está en favor de la vida desde la concepción y hasta se desvive por defender a los desvalidos.

“Las desgracias naturales son inevitables, pero la desgracia de gobierno que tenemos SÍ lo podemos cambiar entre tod@s #EsperanzaEnMéxico”. Este mensaje lo tuiteó el padre Alejandro Solalinde. Es decir: es de Dios que mueran 91 mexicanos. Lo suyo, lo suyo, es hacer política.

Lo paradójico es que el padre Solalinde se presenta en su cuenta de Twitter como defensor de los derechos humanos de los migrantes, de las víctimas, de la verdad, de la justicia, y avisa ser misionero itinerante del reino. Pero pareciera que para este “misionero” hay diferencia entre las “víctimas”.

Si son gente humilde (como la mayoría indígena del sismo en Oaxaca y Chiapas), pues así es la vida; pero si son, por ejemplo, los 43 desaparecidos del caso Iguala, son otro tipo de víctimas, por las cuales sí cree que vale la pena luchar y aparecer casi a diario en los medios.

Porque el cura Solalinde tiene poco de “itinerante del reino” y más de político profesional que hace política. Por eso ayer no olvidó alabar a su jefe pastoral, el Papa, llevando agua al molino político de su lucha por los migrantes, aunque ni una palabra sobre las víctimas del sismo:

“Gracias Hermano @Pontifex_es por escuchar el clamor de l@s migrantes y del pueblo de México, rezamos por ti”.

¿Las víctimas y damnificados del jueves? Eran inevitables: lo importante es cambiar el gobierno. ¿Para qué? Ya lo dijo Solalinde en el Congreso Juvenil Motor de México 2017 de Monterrey: para que gane Morena. Sí, es un misionero, pero de la política.

No fue Solalinde el único con mal timing a la hora de referirse al sismo. La panista Briseida Magdaleno aprovechó para promocionar su partido, al tuitear: “!Confusión, no fue el sismo, es el PAN #RumboAL2018! #VamosConTodo”

Incluso, el perredista Fernando Belaunzarán argumentó que “no comparto la opinión de quienes sostienen que hacer un chiste del temblor significa burlarse de las víctimas. El humor es catártico”.

Sí, la libertad de expresarse acepta todo. Pero aquí hay deudos de 91 muertos y 2.2 millones de damnificados.

Que no necesitan eliminar recuerdos perturbadores: que eso es catarsis.

Necesitan apoyo.

 

Tags: