¿Sabía que un chilango pasa 34 días y noches en el tráfico?

10-01-2017 07:07 PM

“Al principio la muchacha del Dauphine había insistido en llevar la cuenta del tiempo, aunque al ingeniero del Peugeot 404 le daba ya lo mismo. Cualquiera podía mirar su reloj pero era como si ese tiempo atado a la muñeca derecha o el bip bip de la radio midieran otra cosa...”

Así comienza el cuento de Julio Cortázar, “La Autopista del Sur”, en el que relata el amorío de un hombre y una mujer que debido al tráfico deben pasar días enteros atorados en una autopista.

Y es que, debido al congestionamiento víal, los automovilistas se ven en la necesidad de formar brigadas de apoyo y socializar con los demás, pues al final es lo único certero que tienen, sobre todo porque desconocen cuánto tiempo más deberán dormir en sus coches y esperar que la larga fila avance un poco más…

El cuento nos recuerda situaciones similares que todos hemos pasado, sobre todo en las ciudades, donde el número de coches es tan alto que las horas en el tráfico se vuelven un insulto a la vida.

El año pasado un estudio publicado por la empresa Tom Tom reveló que en la Ciudad de México y la zona conurbada, los conductores pasan al año un total de 34 días con sus noches atrapados en su automóvil a causa del tráfico.

Las cifras del informe revelan que la capital del país es la urbe más congestionada del mundo, lo que al final se reduce en la pérdida de calidad de vida, una caída de productividad en los automovilistas y altos niveles de contaminación.

Resulta curioso como en el cuento de Cortázar un hombre se enamora de una joven que conoce en un atascamiento sólo porque tiene el tiempo suficiente para convivir con ella; sin embargo, el romance termina cuando la fila de coches sale del tráfico, y todos retoman sus rutinas.

En la vida real, no debería sorprendernos el escuchar una historia de amor semejante, y es que los largos traslados en el coche se han vuelto una forma de vida que bien podrían concluir en matrimonio.

No obstante, lo más alarmante de esta situación es que no hay alternativas para acortar los tiempos de trayecto, pues el transporte público es aún más caótico que el privado.

 

Si quiere leer completo el cuento de Julio Cortázar haga click aquí.

 

Tags: