Rumores y redes matan a Rafael Tovar y de Teresa; desmiente Cultura 

La Otra Opinión |
09-12-2016 05:15 PM

 

Pasadas las 7 de la mañana, el periódico Excélsior reportó el fallecimiento del titular de la Secretaría de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, quien desde ayer se reportó ingresado en el Hospital Militar. El parte médico señalaba que era un caso grave.

La primera confusión se produjo cuando el periodista Raymundo Riva Palacio vía Twitter  señaló que el secretario de Cultura mexicano había sido trasladado a Houston e ingresado a un hospital de esa ciudad.

Sin embargo, rápidamente se confirmó que en realidad había sido trasladado al Hospital Militar de la Ciudad de México.

Más tarde, a las 7:43 Excélsior Televisión reportó que Tovar y de Teresa había muerto. La conductora Gabriela Tlaseca dio por buena la versión.

En los siguientes minutos, a las 8 de la mañana, distintos medios como Vanguardia, TV Azteca, el semanario Zeta, entre otros siguieron esa tendencia.

El periodista Héctor de Mauleón, especialista en periodismo cultural, confirmó la versión de que Tovar y de Teresa había muerto. El mismo de Mauleón se retractó más tarde y pidió disculpas.

A las 9 de la mañana ya todo era confusión. Desde la propia Secretaría de Cultura las versiones eran encontradas. Unos confirmaron la versión y otros la desmentían.

A las 9:36 la Secretaría de Cultura informó que su titular, Rafael Tovar y de Teresa no había muerto. Es decir que todos los rumores, versiones infundadas  y especulaciones que empezaron a circular desde las seis de la mañana no habían sido más que eso, especulaciones.

El fenómeno de la especulación, de la supuesta información sin confirmar, y la “lluvia” especulativa confirmaron la poca seriedad del llamado “periodismo en redes”.

Es decir, que con mayor frecuencia el periodismo profesional se ve en la tentación de tomar por buenas las versiones que circulan en redes, la mayoría de las cuales no están confirmadas. En realidad son ocurrencias, opiniones, especulaciones o simples ejercicios de ociosidad.

La supuesta muerte de Tovar y de Teresa, a quien mataron las redes y el periodismo poco serio, lo confirman.

 

Tags: