Ricardo Alemán, un periodista idiota bastante inútil

Federico Arreola |
05-02-2017 11:06 AM

Ha publicado Ricardo Alemán, en Milenio, un artículo absolutamente idiota titulado “¡Los idiotas útiles…!”.

¿Quiénes somos los “idiotas útiles” –me incluyo en el grupo, desde luego– de los que habla el señor Alemán? Simplemente, todas las personas que tenemos opiniones distintas a las suyas.

Ricardo Alemán ha pedido, al finalizar su columna, que los idiotas útiles nos pongamos el saco.

Ya lo hice: me lo puse y me queda realmente bien, como hecho a la medida en sastrería de lujo.

Ahora bien, dado que soy experto en idiotas, los identifico fácilmente al verlos o leerlos. Así las cosas, puedo asegurar que Ricardo Alemán es también un idiota, aunque muy poco útil.

El columnista de Milenio, ni hablar, es un idiota bastante inútil. Le viene muy bien una de las definiciones que da la Real Academia Española: “Engreído sin fundamento para ello”. El típico mamón del periodismo, pues.

Pero, sobre todo, es un idiota periodístico el señor Alemán si vamos a la etimología de la palabra, según un diccionario chileno: “Idiota proviene del griego ιδιωτης (idiotes) para referirse a aquel que no se ocupaba de los asuntos públicos, sino sólo de sus intereses privados. La raíz ‘idio’ significa ‘propio’ y es la misma que en ‘idioma’ o en ‘idiosincrasia’...”.

El periodista serio se ocupa de asuntos de interés público. El periodista idiota solo atiende sus intereses privados. Eso es lo que hace a diario, en Milenio, don Ricardo Alemán: comercia con sus opiniones, de ahí la enorme cantidad de tonterías que difunde.

En fin, como los intereses personales del señor Alemán no tienen la menor importancia, pues entonces él es un idiota bastante inútil.

De ahí que el columnista de Milenio tenga que recibir dos medallas: una por idiota y la otra por si la pierde... Y una más para ese colega suyo del que después habrá oportunidad de hablar.

Tomado de SDP Noticias

 

Tags: