¿Quién le teme a Mancera?

Ricardo Alemán |
14-06-2017 08:09 PM

La pregunta resulta obligada luego de un intento más por derribar otra de las obras emblema del jefe de Gobierno; la línea 7 del Metrobús.

¿Quién y por qué le temen a Miguel Mancera?

Le teme, sobre todo, Andrés Manuel López Obrador, quien hace todo lo posible por derribar a Mancera, ante la posibilidad de que el jefe de gobierno de la Ciudad de México se convierta en candidato presidencial, sea independiente o sea por la vía de una alianza de partidos.

Pero a Mancera también le temen en el PRD. Y es que algunos de los grupos "mandones" del partido amarillo ven con preocupación que Mancera aparezca en todas las encuestas como el más aventajado si se le vincula al PRD.

Más aún, distintos grupos de perredistas hoy critican que el jefe de Gobierno se haya apoderado de la dirección nacional del PRD.

Y es que, como saben, Mancera influyó para colocar como presidenta del partido a Alejandra Barrales. A su vez, la señora Barrales mueve sus piezas en función del interés de Mancera y de su propio interés, para buscar la candidatura al gobierno de la ciudad de México.

Esos juegos y rejuegos de Mancera, han hecho que también los perredistas quieran derribar al jefe de Gobierno.

Pero también el PAN está interesado en que Mancera resulte derribado de la contienda presencial antes del tiempo de las definiciones. ¿Por qué?

Porque en una eventual alianza –que sin duda parece muy difícil-, entre el PRD y el PAN, la popularidad y la influencia de Mancera, rebasaría a cualquiera de los precandidatos del partido azul. Salvo, claro, a Margarita Zavala, quien está por encima del propio Mancera.

Queda claro que detrás de la intervención de un juez federal para tratar de frenar los trabajos de la línea 7 del Metrobús no está la preocupación ciudadana por el patrimonio cultural protegido, tampoco la justeza y la justicia en el caso de una obra–como la línea 7 del Metrobús-, que beneficiaría la movilidad de los capitalinos.

No, en realidad asistimos a una más de las escaramuzas políticas para frenar a uno de los más aventajados en la contienda presidencial en el espectro de los llamados candidatos independientes.

Mancera y su capital político –que sin partido sumaría entre 15 y 18 por ciento de los votos potenciales-, se ha convertido en un apetitoso aliado y en un peligroso adversario. Por eso las guerras en su contra.

Al tiempo

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Los otros normalistas

14-12-2017 06:00 AM
José Contreras