¿Qué tan “progresista” y diferente será la Constitución de la CDMX?

La Otra Opinión |
13-12-2016 05:49 PM

La elaboración de la nueva Constitución de la Ciudad de México es uno de los procesos políticos más relevantes --y al mismo tiempo, subestimados-- de los últimos años no sólo para la capital, sino para el resto del país.

La nueva Carta Magna capitalina representa una oportunidad sin precedentes para la conformación de un nuevo orden jurídico-institucional que podría permear en otros estados de la República, y el hecho de que sea elaborada en la ciudad que se considera la más progresista del país puede servir como termómetro para medir qué tan lejos se puede llegar respecto a ciertos temas considerados tabú en entidades más conservadoras.

Sin embargo, las imprecisiones en el proyecto de Constitución del jefe de Gobierno, los pleitos entre partidos en la Asamblea Constituyente, el ausentismo de los diputados y hasta el desinterés de gran parte de los capitalinos han puesto en riesgo el éxito de tan importante proceso.

Así, a menos de dos meses de la fecha marcada para la entrega de la Constitución de la Ciudad de México, cabe preguntarse: ¿Qué tipo de Carta Magna tendrán los capitalinos?

De acuerdo con los dictámenes de las Comisiones de la Asamblea Constituyente, algunos de los artículos del proyecto más polémicos y que fueron avalados por los diputados fueron el del “refugio” para periodistas y el “derecho a la mendicidad”.

Así, parece ser que, por un lado, la Ciudad de México dará asilo a los comunicadores perseguidos por realizar su trabajo en otros estados, o amenazados por el crimen organizado. Y por otro lado, las personas en situación de calle tendrán derecho a no ser discriminadas, y a no ser recluidas, rehabilitadas u obligadas a trabajar sin su autorización.

En otros temas polémicos, los asambleístas de Morena y del PRD consiguieron pasar en los dictámenes el derecho al voto a partir de los 16 años y para personas que enfrentan procesos penales, aunque esta ampliación del derecho al voto difícilmente quedará plasmada en el documento final, pues las bancadas del PRI y del PAN advirtieron que la mayor parte del Pleno votará en su contra.

Por lo pronto, tanto estas como otras iniciativas polémicas plasmadas en los dictámenes deberán ser refrendadas por el Pleno.

Por el contrario, los temas que y formarán parte de la Constitución capitalina son la legalización del uso medicinal de la marihuana, la eutanasia y el reconocimiento de la prostitución como un trabajo asalariado, que quedaron fuera de los dictámenes junto la plusvalía y la regulación del ambulantaje.

Pero, ¿Qué significa que temas como el de la marihuana, la eutanasia y la prostitución no hayan pasado en los dictámenes de la Asamblea Constituyente?

Por un lado, el hecho de que estos temas no hayan pasado en la ciudad más “progresista” del país” podría indicar que difícilmente lo harán en otros estados o a nivel federal. Pero por otro lado, cabe apuntar que entre las justificaciones para rechazar estas iniciativas, los diputados constituyentes apuntaron que la regulación de dichos temas corresponde al ámbito Federal, o sólo decidieron copiar los artículos de la Carta Magna Federal.

Entonces, ¿Deben tomarse estos rechazos como una señal de la reticencia de los legisladores ante temas como marihuana, eutanasia y prostitución? ¿O será que los asambleístas prefirieron no “ensuciarse las manos”, no entrar en polémicas y desaprovecharon la oportunidad de sentar un precedente al respecto?

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Se vende Tucán

25-07-2017 06:00 AM
José Contreras