¿Por qué los taxistas se niegan al cambio?

La Otra Opinión |
13-12-2016 05:11 PM

 

En la imagen que acompaña la nota vemos a unas 20 personas protestando en el paso de una avenida. La mayoría porta pancartas y por lo que sabemos, los manifestantes son conductores adheridos a la Organización de Servicios Colectivos Melchor Muzquiz, quienes se sumaron a los bloqueos y marchas para exigir a las autoridades del Estado de México y de la Ciudad de México el retiro del servicio de transporte Uber.

De acuerdo con la información, los taxistas bloquearon este día al menos siete puntos en ambas entidades con la consigna de que “reciben represión y hostigamiento en lugar de diálogo y concertación, y por ello se pide la expulsión de Uber de la capital”.

Las protestas no sorprenden en gran medida porque desde hace más de un año los taxistas se han negado a la instalación de empresas como Uber y Cabify y por ello han realizado más de una movilización para mostrar su inconformidad.

Ante el descontento vale la pena añadir que las autoridades --al menos capitalinas-- han intentado resolver la situación, e incluso hace unos meses se dio el anuncio de que los taxis de la CDMX se modernizarían con tal de hacerlos competitivos en el mercado.

De este modo, por medio de esquemas de crédito con Nacional Financiera, Toyota y el gobierno de la capital se venderían vehículos híbridos para sustituir la flota de taxis.

La medida sería la adecuada, pues además de regresar a los taxistas al mercado, se reduciría la contingencia ambiental y se garantizaría no sólo la integridad de los usuarios; sino también de los conductores.

Sin embargo, a pesar de la aparente buena noticia, los taxistas capitalinos se niegan tanto a la competencia como al cambio y el día de hoy han caotizado la ciudad y las zonas conurbadas con tal de exigir una petición que va en contra de los esquemas económicos, de administración, de negocios y de comercialización.

 

Tags: