¿Por qué fracasó la marcha contra Trump?

#Carrera2018 |
15-02-2017 12:07 PM

Muchos se preguntan por qué el fracaso de la marcha contra Donald Trump.

Y muchos otros ensayan complejas respuestas; que si la división natural entre los mexicanos, que si el odio, que si el mal gobierno de Peña Nieto, que si vivimos el peor momento en la historia, que…

Lo cierto es que son muchas las razones que provocaron la escasa convocatoria a una protesta cuyo enojo más bien parecía un gran invento.

¿Por qué?

Porque si bien existe una genuina solidaridad con los migrantes mexicanos, también es cierto que eso que llaman “las ofensas” de Trump y ese otro intangible conocido como “el sentido nacionalista”, más bien son parte de la mitología popular.

Y es que podrán decir misa los preocupados por las amenazas de Trump, pero lo cierto es que una amenaza, una declaración, una advertencia o un insulto a pocos preocupa, si no modifica lo esencial; el ingreso y el poder adquisitivo.

Resultaba poco probable que todos los que en redes sociales se decían indignados con Donald Trump, salieran a la calle para protestar contra un peligro que pocos enterados alcanzan a ver.

Pero además si a lo anterior se agrega que manos interesadas montaron toda una campaña contra la marcha y a favor de que el reclamo fuera igual de intenso a Donald Trump que a Enrique Peña Nieto, el resultado fue la confusión total.

En México existe una división natural; división religiosa, división de partidos, división social y hasta por la preferencia de tal o cual equipo de fútbol.

En efecto, hablar de unidad es hablar de una utopía, que no ocurre más que en las sociedades sometidas por un dictador.

El problema es que no existe un objetivo, suficientemente fuerte que convoque a un ejercicio de unidad. Es decir, si en lugar de buscar la unidad contra el gobierno de Trump, muchos proponen estar unidos en contra de Trump, del gobierno federal, del PRI, de los partidos, resulta imposible cualquier intento de unidad.

Además, tampoco existe una incomodidad social cuyos efectos debiliten los factores elementales de la estabilidad.

Es decir, no hay una crisis económica como las que vivimos en los gobiernos de Luis Echeverría, López Portillo, Miguel de la Madrid y Carlos Salinas.

Tampoco hay una crisis de inseguridad, del tamaño de aquella que sacó a la calle a más de medio millón de mexicanos en la llamada “marcha blanca”, cuando AMLO gobernaba el distrito federal.

Y mucho menos vemos una crisis general de desempleo y de acceso a los básicos de bienestar.

Si todo lo anterior no es una realidad, por qué salir a la calle a protestar contra un gobierno cuyas acciones poco o nada dicen a la mayoría de los ciudadanos.

Por último, queda claro que el enojo, el malestar y la irritación que provocaron las amenazas de Trump contra México, fueron estimuladas de manera artificial por ese otro intangible llamado redes sociales, en donde hasta el más idiota es capaz de conseguir un trending topic.

¿A quién le interesa, en México, lo que haga y diga Donald Trump?

Al tiempo.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

La derrota de AMLO

24-05-2017 06:00 AM
José Contreras