¿Parricidio de Ricardo Monreal contra AMLO?

15-12-2016 10:09 AM

La historia parece una ficción política. No lo es.

         En realidad es el “plan b” de uno de los más experimentados políticos mexicanos y quien -por si tenían dudas-, ha militado no en dos, tampoco en tres, sino en cinco partidos políticos distintos.

         Nos referimos al “animal político” llamado Ricardo Monreal, quien saltó del PRI al PRD para ser gobernador de Zacatecas y que para sobrevivir luego debió militar en el PT, Movimiento Ciudadano y, al final, en la Morena de AMLO.

         Sin embargo -y a pesar de que Monreal parece uno de los leales de AMLO-, lo cierto es que López Obrador habría tratado de “tirar” a Monreal de toda posible aspiración del zacatecano al Gobierno de la Ciudad de México -a pesar de que encabeza todas las encuestas-, lo que no sólo fracturó la relación entre el de Tabasco con el de Zacatecas, sino que podría cambiar de manera radical los escenarios para 2018, tanto en la elección presidencial como en la contienda por la CDMX..

         ¿Y cual es ese cambio?

Pocas cosas. Resulta que, como ya se dijo, Obrador “rompió lanzas” con Monreal, luego que el de Zacatecas no se sumó a la campaña de AMLO, para “demoler” a Miguel Mancera. Y es que –como aquí lo dijimos en su momento-, Ricardo Monreal ganó la delegación Cuauhtémoc, gracias a una alianza secreta con Mancera.

Y si dudan del rompimiento de AMLO con Monreal, basta echar una mirada a una reciente entrevista -en El Universal-, en donde el ex gobernador de Zacatecas reconoce pocas posibilidades de que AMLO lo apoye como candidato a la CDMX, ya que no se sumó a la “madriza” lanzada por Obrador contra Mancera.

A 14 meses de “gobernar” la delegación más emblemática de la Ciudad de México, Monreal admite que sus declaraciones de no confrontación con el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, le han generado problemas dentro de su mismo partido. Y es que López Obrador ordenó a todos sus leales “demoler” a Miguel Mancera.

Pese a Monreal no se sumó a esa “madriza”, advierte que ha actuado con sinceridad y que desde su llegada a la Cuauhtémoc aclaró que no se enfrentaría con el mandatario local y lo ha intentado.

Lo cierto es que, en el fondo, la “jugada” que estarían planeando Mancera y Monreal es que ante la negativa de AMLO para que Morena haga candidato a la CDMX a Monreal, el de Zacatecas podría renunciar a Morena y aceptar una nueva alianza con Miguel Mancera, para 2018. ¿Y cómo sería esa alianza?

En realidad sería una genialidad.

Con el apoyo de Mancera, el zacatecano Monreal sería el más aventajado candidato del PRD al gobierno de la capital del país, lo que colocaría a los amarillos en posición de recuperar la Ciudad de México, al tiempo que Monreal sería el pivote para empujar la candidatura de Mancera a 2018, en la propia capital del país.

Frente a ese escenario, los grandes perdedores serían Morena y su dueño, Andrés Manuel López Obrador. ¿Y por qué?

Porque sin Monreal en las filas de Morena y con candidatos fallidos a la CDMX-como Claudia Sheinbaum y Martí Batres-, el decano de los presidenciables estaría en condiciones de perder uno de los bastiones fundamentales para 2018. Y es que sin la victoria en la Ciudad de México y tampoco en el Estado de México -en donde Morena no tiene nada que hacer-, las posibilidades presidenciables de AMLO se reducen de manera considerable.

Y, claro, los grandes ganadores serían -en ese orden-, el PRD y Los Chuchos –que recuperarían la CDMX-, además de Miguel Mancera que mantendría el control político electoral de la CDMX y, sobre todo, Ricardo Monreal.

Y es que –según todo el escenario anterior-, Monreal sería no sólo el candidato del PRD a la CDMX, sino virtual jefe de gobierno de la capital y un potencial presidenciable para 2024. ¿A poco no es una jugada digna de la ficción política? Nadie debe olvidar que ese es el juego del poder.               

         Por lo pronto, el escenario supone -como queda claro-, un parricidio político. Es decir, Monreal mataría, políticamente, a su padre político, López Obrador.

         ¿Y a quien sorprendería un parricidio más?

         AMLO mató a Cárdenas; Mancera mató a Marcelo Ebrard; Ricardo Anaya mató a Gustavo Madero… y Monreal podría matar a Obrador.

¿Tendrá… las agallas?

         Al tiempo.

 

Tags: