¡Palo del PRI a la partidocracia!

Ricardo Alemán |
27-09-2017 08:27 AM

RICARDO ALEMÁN

¿Habrá algún valiente, entre partidos y ciudadanos, que rechacen la propuesta del PRI?

La reacción del PRI a la exigencia de reducir el gasto del dinero público que se destina a los partidos políticos, fue impensable.

Nadie, en los casi 20 años que tiene la democracia electoral mexicana había imaginado que el partido político que defendió, con uñas y dientes,  el financiamiento público de los partidos políticos, se pudiera convertir en el sepulturero de ese financiamiento.

Más aún, desde la reforma electoral de 1996, cuando nació ese financiamiento, muchos sectores sociales iniciaron una campaña permanente contra lo que llamaron "el robo del siglo". Es decir, mantener a los partidos políticos con escandalosas cantidades del dinero público.

Hoy, sin embargo y a consecuencia de los terremotos del siete y del 19 de septiembre, el PRI da marcha atrás al financiamiento público de partidos y en una propuesta insólita reta a toda la partidocracia a "cortar el cordón umbilical del financiamiento público".

Una provocación política

Sin duda se trata de una provocación política, de una respuesta de alto riesgo, de una reacción extrema.

Sin embargo, las circunstancias de la tragedia y la presión de los opositores, obligaron al PRI a una respuesta también extrema.

El PRI propuso, como saben, renunciar al cien por ciento de las prerrogativas para lo que resta de 2017.

También propuso una reforma constitucional para cancelar definitivamente el financiamiento público a partidos, en la elección presidencial del 2018.

Pero no fue todo. El PRI fue más allá al proponer otra reforma constitucional para acabar con la figura de legislador plurinominal, que nació para mantener un equilibrio básico en el congreso.

Hoy el PRI habla de ahorro de recursos públicos tanto en el gasto de los partidos como en la integración de los congresos federal y local.

Pero lo más importante, el paso gigantesco que propone el PRI es el de empujar a todos los partidos políticos a la supervivencia a partir de sus propios recursos; como ocurre en las democracias consolidadas.

Dicho de otro modo, la propuesta del PRI para acabar con el dinero público que se destina a los partidos y para terminar con la figura de legisladores plurinominales, es un cambio de paradigma en las elecciones en México, cambio que exhibe al PAN y a Morenacomo simuladores frente a los ciudadanos.

¿Por qué?

Por qué ante el reclamo de reducir el gasto de la democracia mexicana, el PANrespondió con la simulación de una reforma a la Ley Electoral que se llevaría a cabo luego de 2018, mientras que Morena engaña a los ciudadanos con una propuesta de caridad política que no es más que  una respuesta populista.

Por eso la pregunta, habrá algún valiente, entre partidos y ciudadanos, que rechacen la propuesta del PRI.

Al tiempo.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Los otros normalistas

14-12-2017 06:00 AM
José Contreras