Pactó con EPN y “la derecha”; ahora se purificó con AMLO

La Otra Opinión |
09-08-2017 01:47 PM

El perredista y ex líder del 68, Pablo Gómez, una de las más recientes adquisiciones de Andrés Manuel López Obrador, es uno de quienes el dueño de Morena ha denostado sistemáticamente por haber firmado el Pacto por México en los inicios del actual sexenio.

Pablo Gómez no solo aprobó ese famoso pacto, propuesto por el presidente Enrique Peña Nieto, sino que se involucró directamente en su conformación, en calidad de miembro del Consejo Rector.

Pablo Gómez fue uno de los seis distinguidos militantes del PRD que formaron parte del Consejo Rector del Pacto por México. Los otros fueron Jesús Zambrano, Jesús Ortega, Eloí Vázquez, Alejandra Barrales y Guadalupe Acosta.

A inicios del sexenio Pablo Gómez no tenía cargo alguno en la dirigencia del PRD, pero fue invitado por Los Chuchos --entonces en la dirigencia nacional--  para formar parte del Consejo Rector del Pacto por México, lo que él aceptó.

Ese mecanismo permitió la aprobación de por parte del Congreso de las reformas estructurales, como son la energética, la financiera, la educativa y la de telecomunicaciones.

A través del Pacto por México también se acordó impulsar un Sistema Nacional Anticorrupción y conceder autonomía a la PGR, la cual sería transformada en una Fiscalía General.

Para alcanzar los acuerdos fue necesario que los equipos de los tres principales partidos y algunos representantes del gobierno federal se reunieran periódicamente a negociar.

Esto implica que Pablo Gómez se tuvo que sentar a negociar en una mesa en la que también estaban panistas como Gustavo Madero y Santiago Creel, priistas como César Camacho y Raúl Cervantes y miembros del gabinete de Peña Nieto, como Miguel Angel Osorio Chong y Luis Videgaray.

Todavía en el 2015, Pablo Gómez defendía el Pacto por México y decía: “esas reformas ahí enunciadas, en su mayoría, siguen siendo necesarias y forman parte de las propuestas progresistas del país. Ojalá se lograran ahora o mañana bajo el gobierno que fuera”.

Ahora que se sumó a la cargada en pos de López Obrador, seguramente Pablo Gómez querrá olvidar ese reciente pasado, cuando se sentó a negociar con “la derecha” y con los representantes del gobierno de Peña Nieto.

Pensará que si al formar parte del Consejo Rector del Pacto por México cometió un error, ya quedó purificado con solo acercarse un poco al Mesías.

 

Tags: