"Narcopolìtica" ¿Quién se salva?

Ricardo Alemán |
13-04-2017 07:00 AM

La detención de Tomás Yarrington reavivó el viejo debate de la “narcopolítica” en México. 

Sin embargo, frente a la presidencial de 2018 muchos ingenuos suponen que la combinación de política y narcotráfico solo afecta al PRI. 

En si vemos los casos recientes y analizamos a “botepronto”, parece que la “narcopolítica” es sólo “pecado" del PRI. Pero si rechazamos maniqueísmo y malquerencia partidista, concluiremos que ningún partido se salva de solapar o participar en la “narcopolítica”. 

Y es que “el negocio criminal” –igual que el alcoholismo--, no respeta militancia partidista, jerarquía política o nivel de gobierno. La “narcopolítica” ataca a políticos de todos los niveles y todas las doctrinas. Nadie se salva. 

¿Lo duda? 

1.- El priísta de más reciente vinculo con el narcotráfico –vínculos probados legalmente--, se llama Tomas Yarrington. Pero la historia de la “narcopoítica” y el PRI es vieja; viene de tiempos de Mario Villanueva, de otros gobernadores de Tamaulipas, Durango, Jalisco, Nayarit, Colima… y en meses recientes cayó el gobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna. 

2.- Pero en las izquierdas muchos quieren olvidar la estrecha relación entre Andrés Manuel López Obrador y la familia Abarca, en Iguala. Como saben, los Abarca fueron jefes del grupo criminal Guerreros Unidos, los que secuestraron e incineraron a los 43 de Ayotzinapa. Y son muchos los que pretenden olvidar que los Abarca se empoderaron gracias a López Obrador. 

3.- Y, aunque muchos voltean para otro lado –y aunque no lo crean--, en el escándalo de Abarca y el crimen de los 43, también aparecen involucradas Delfina Gómez y Yeidckol Polevnsky, colaboradoras de AMLO.  

Según información oficial, Delfina y Yeidckol reclutaron a los Abarca durante la estrategia de crecimiento de Morena en Guerrero. De eso nadie dice nada, a pesar de que hoy Delfina es la candidata de Morena al Edomex. 

4.- Más aún –y de acuerdo con los mismos datos oficiales-, la llegada del crimen organizado a Texcoco se vincula con la llegada a la alcaldía de Delfina Gómez, aliada del ex perredista, líder de Morena y alcalde de Texcoco, Higinio Martínez. 

Y si dudan de los presuntos vínculos criminales de Delfina y de Higinio, basta voltear la mirada a la ola de terror que hoy se vive en la llamada Feria del Caballo. Narcomantas, vehículos incendiados, volantes que caen del cielo… Y todos niegan la “narcopolítica” en Texcoco.  

5.- Los políticos del PAN también han sido tocados por el crimen. Hace días, el gobierno de Estados Unidos llevo a prisión al fiscal de Nayarit Édgar Veytia. Pero resulta que Veytia no solo fue “palomeado” por todo el Congreso Nayarita –incluidos los panistas-, sino que el ex gobernador Antonio Echavarría –militante del PAN--, hizo negocios poco claros con Veytia. 

Hoy, el hijo del ex gobernador es candidato del PAN y el PRD  al gobierno de Nayarit. Y hoy nadie reconoce los tratos del PAN con Veytia. 

6.- Pero la relación de la “narcopolítica” estimulada por Édgar Veytia cruzó las fronteras de Nayarit. El fiscal Veytia también financió parte de la campaña del independiente Jaime Rodríguez Calderón, actual gobernador de Nuevo León. ¿Quién le ha pedido una explicación sobre el dinero negro que utilizó en su campaña al gobernador “Bronco” de Nuevo León?. 

7.- Además, es parte de la picaresca política –y del cinismo partidista--, el grosero proceder legislativo de perredistas que en su momento --y solo para vengarse de Felipe Calderón--, hicieron diputado federal a un conocido narcotraficante; a Julio Cesar Godoy Toscano, brazo derecho de “La Tuta”, jefe de los sanguinarios Caballeros Templarios. 

El autor intelectual de ese lance de la “narcopolítica” se llama Alejandro Encinas, hoy “apapachado” por López Obrador y reputado colaborador de Delfina Gómez. ¿A quien ha rendido cuentas Encinas sobre su gusto por la “narcopolítica”? 

8.- En el caso del PAN también existen narco gobernadores. En la memoria de los morelenses aún está presente el nombre de Sergio Estrada Cajigal, conocido por los escándalos del “helicóptero del amor”. El gobernador Cajigal abrió las puertas de Morelos a las bandas criminales. Y el escándalo del “helicóptero del amor” cobró relevancia porque Estrada Cajigal, viajaba con la hija de un renombrado narcotraficante.  

9.- Hoy pocos recuerdan al senador Lázaro Mazón, activo perredista que por años soñó con el gobierno de Guerrero. Cayó en desgracia cuando sus aliados políticos, los señores Abraca de Iguala, fueron descubiertos como los jefes de los Guerreros Unidos. 

La lista es larga. Queda claro que nadie se salva de la “narcopolitica”. 

Al tiempo. 

 

Tags:

Itinerario Político

Ricardo Alemán

¡EL CANDIDATO DESEO!

27-06-2017 06:00 AM
Ricardo Alemán