Mucho del 2018 se decide hoy en el INE

Jorge Fernández Menéndez |
17-07-2017 10:07 AM

A la media tarde de hoy, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral habrá decidido uno de los capítulos más delicados y con mayores implicaciones a futuro que ha tenido en sus manos, sobre todo en relación con los comicios del 2018.

Los dictámenes sobre el rebasamiento de los gastos de campaña en Coahuila, tanto por parte del candidato ganador, el priista Miguel Riquelme, como por el panista Guillermo Anaya, definirán el futuro de esos comicios, pero también mucho más. El viernes no se pudo llegar a una decisión porque hubo nueva información de la comisión de fiscalización que debía ser analizada por los consejeros, por lo cual se decidió un receso hasta hoy. Aparentemente, no habría un cambio dramático en los informes, por lo que se podría determinar que tanto Riquelme como Anaya podrían haber superado los límites máximos de gastos de campaña, aunque existe un profundo debate sobre la forma en que esos gastos se calcularon por la Comisión de Fiscalización.

Si fuera así, estaríamos ante la anulación de las elecciones por un causal que es la primera vez que se aplica en unos comicios. Es verdad que la resolución final estará en manos del Tribunal Electoral del Poder Judicial, pero si se anulan los comicios en Coahuila por exceder gastos de campaña, estaremos en los que pueden ser los prolegómenos de un instrumento que podría servir, también, para anular los comicios federales del 2018.

Más allá de la lectura que pudiera darse a la anulación, lo cierto es que nos hace caminar en un territorio nuevo, y ya sea que se opte por la anulación o no, lo que suceda en el INE hoy alterará la relación entre los partidos, e incluso sus equilibrios internos, al mismo tiempo que tendrá, porque así lo han expresado los propios partidos, consecuencias en el ámbito legislativo y, por supuesto, en la lógica de selección de sus candidatos presidenciales (más que nunca tendrán que pensar, por ejemplo, en un plan B).

En el caso del PRI habrá que preguntarse qué efecto puede tener la anulación a poco menos de un mes de su asamblea nacional. Como ya hemos dicho en muchas oportunidades, no es concebible una designación presidencial del candidato sin crear y generar amplios consensos internos, y en este caso también externos, pero tampoco se ve viable que un partido como el PRI pueda encarar ese proceso sin la participación (decisiva) presidencial.

En realidad el PRI debe decidir si busca una candidatura dura, plenamente priista, que se apoye, sobre todo, en la base de ese partido (algo similar a lo que ocurrió en el Estado de México), o busca una candidatura mucho más abierta que, quizás, podrá inconformar a priistas duros, pero que tuviera posibilidades de alcanzar acuerdos y alianzas de otra magnitud.

¿La hipotética anulación electoral endurecerá al PRI y la existencia de un enemigo externo le permitirá cohesionar fuerzas?¿Se cerrará sobre sí mismo o se abrirá? Repercutirá también en las oposiciones: el PAN y el PRD habían acordado una alianza en Coahuila que no prosperó porque dirigentes locales del perredismo la reventaron. Si hubieran ido juntos, aunque la presencia perredista es bastante menor, hubiera sido casi imposible que la alianza hubiera podido ser derrotada por el Revolucionario Institucional. Vistos los resultados y en caso de que se deba repetir la elección (donde no estarían ni Riquelme ni Anaya), ¿irán ahora sí juntos PAN y PRD también con miras al 2018?

Éstas son sólo algunas de las preguntas que se tendrán que ir respondiendo en las próximas horas, pero no cabe duda de que la decisión del INE, y luego del TEPJF, influirán mucho, incluso en la posibilidad de que se destrabe, o no, la designación del fiscal general, del fiscal anticorrupción y hasta la salida de la congeladora de la ley de Seguridad Interior. O de que todo eso y más termine aplazado hasta que haya un nuevo gobierno a fines del año próximo.

 

El REGRESO DE DUARTE

Hoy, también, será extraditado el exgobernador Javier Duarte. Como hemos dicho muchas veces, más allá de la imagen pública que lo condena sin atenuantes en el tribunal de la opinión pública, no será tan fácil lograr una condena similar en el terreno judicial. ¿Existen elementos contra Duarte? Sí, sobre todo, porque, por lo menos, dos de sus operadores financieros se han convertido en colaboradores de las autoridades, pero, incluso, así el proceso será difícil, más aún porque el exgobernador será juzgado, obviamente, con base en el nuevo sistema garantista, donde el sustento de cada acusación debe solventarse en pruebas concretas más allá de los testimonios de sus exoperadores.

 

EL FUTURO DE LUIS

Ya plenamente recuperado y reincorporado a sus actividades, la relación personal, la capacidad de operación y la red de relaciones que ha tejido Luis Serna en el Gobierno de la Ciudad de México, pueden convertirlo en las próximas semanas en el sucesor idóneo de Miguel Mancera en el Gobierno de la ciudad, una posición que muchos quieren, pero para la cual están considerados muy pocos.

 

Tags: