Moreira regresa a la escena política: ¿La ruina del PRI en Coahuila?

20-12-2016 02:15 PM

2017 será el último año del "moreirato" en Coahuila. Cuando en gobernador Rubén Moreira entregue el poder el próximo 1 de diciembre, el estado tendrá --por primera vez en 12 años-- a un gobernador que no sea parte de la familia Moreira y su grupo de cercanos.

Sin embargo, todo parece indicar que los Moreira no abandonarán la vida pública en Coahuila.

Ahora es el exgobernador, Humberto Moreira --con cuyo mandato arrancó el "moreirato" en 2005-- quien busca mantener el poder político en la entidad, aunque desde un frente distinto: el Congreso local.

En días recientes, Humberto Moreira manifestó al PRI coahuilense su intención de competir por un curul en el Congreso local. No obstante, el presidente del tricolor, Enrique Ochoa Reza "le hizo el feo" al exgobernador cuando aseguró en entrevista que la participación de Moreira "no será por el PRI".

Y es que un momento en que el tricolor busca deslindar su imagen de los gobernadores corruptos, hubiera sido un suicidio regresar a la escena política a alguien como Moreira, quien en su momento dejó endeudado al estado de Coahuila y ha enfrentado acusaciones por blanqueo de capitales, organización criminal, malversación de fondos y cohecho, tanto en México como en el extranjero.

Pero a pesar del rechazo del PRI --al que incluso presidió en 2011--, Moreira ya encontró acomodo en otro partido que busca impulsar su diputación.

Como muestra de su poder en la entidad, Moreira se da el lujo de tener incluso un partido hecho a su medida e imagen, literalmente. Se trata del Partido Joven, cuyo fundador, Edgar Puente, manifestó en diversas ocasiones simpatía por el primer gobernador del “moreirato”. En su momento, el Partido Joven incluso intentó sustituir su logo por el rostro de Moreira --aunque ello fue rechazado por los tribunales electorales--.

Y ahora resulta, que Moreira aparecerá en las boletas electorales coahuilenses en 2017, en representación de del Partido Joven. Así lo confirmó Puente quien --como si fuera vocero del exgobernador-- también detalló que Moreira será candidato a la diputación por el distrito local 16, y que buscará hacer una alianza con el PRI.

Sin embargo, dicha alianza luce complicada, sobre todo porque el tricolor intenta deslindarse de la imagen negativa de algunos de sus exgobernadores, como lo es Moreira.

Eso sí, el PRI deberá sopesar bien su decisión de rechazar a Moreira. Es cierto que, por un lado, Moreira representa un lastre para el partido en términos de imagen a nivel nacional. Pero por otro lado, sigue siendo una figura influyente en el priismo del estado, capaz de arrebatar votos al tricolor si entra en confrontación con él, y de movilizar influencias en el Congreso local.

Así el regreso de Moreira a la escena política podría poner en riesgo la gubernatura de Coahuila para el PRI, ya sea por los costos políticos de abrazarlo o por las consecuencias de rechazarlo.

 

Tags: