Manoseo en caso Lozoya, pero ¿De quién?

La Otra Opinión |
18-08-2017 07:15 PM

El del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya --acusado de recibir sobornos a cambio de contratos para la empresa brasileña Odebrecht-- se ha convertido en el segundo caso de corrupción más importante del momento ---al menos en lo que a impacto mediático se refiere-- sólo por detrás del de Javier Duarte.

Por eso es de preocupar que a estas alturas el caso Lozoya esté tan “manoseado” que no haya certezas al respecto.

Y es que, la Ministerio Público federal encargada de investigar a Lozoya, Silvia Nathalie García, es acusada de haber “sembrado” un arma a Paulo Diez, un abogado que ha investigado casos relacionados con la empresa OHL.

El pasado miércoles, Diez envió una carta al Procurador General de la República, Raúl Cervantes, en la que acusa a García de haber incurrido en irregularidades durante un caso anterior en que no notificó al abogado acerca de una orden de localización en su contra y permitió que se le “sembrara” una pistola. Además, acusó a la PGR de proteger a la MP y aseguró que la Coordinación General de investigaciones de la Procuraduría --área a cargo de investigar a Lozoya-- es “incompetente”.

Está claro que el hecho de que la investigación a Lozoya esté en manos de Silvia Nathalie García es un factor de incertidumbre más allá de si las acusaciones en su contra son ciertas o no. La PGR pudo haber evitado este tipo de suspicacias y tener más cuidado con el manejo de un caso tan relevante.

Pero ojo: las suspicacias no sólo deben ser por la labor de la MP, sino también por las declaraciones de quien la acusa.

¿Quién es Paulo Diez y qué motivos tiene para dudar de las competencias de la Coordinación General de Investigaciones de la PGR?

Diez es abogado del empresario Pedro Topete, junto con quien encabeza la empresa Infraiber.

Infraiber es una empresa acusada de lavado de dinero y evasión fiscal, así como de tener vínculos con funcionarios otorgan concesiones a sobreprecios. Y por si fuera poco, rivaliza con la empresa OHL. De ahí la fijación de Diez por investigar a la constructora española.

Diez y Topete incluso llegaron a acusar a OHL  de desviar recursos hacia la campaña del gobernador electo del Estado de México, Alfredo del Mazo. Dicha versión no pasó de un escaso ruido mediático gracias a una entrevista difundida por Carmen Aristegui, una de las periodìstas que más han contribuido al linchamiento mediático de Lozoya.

Lo dicho, el caso Lozoya parece “manoseado”. La pregunta es: ¿Por la “fama” del MP? ¿O por la prensa militante y su aliado Paulo Diez?

 

Tags: