Maduro compara a chavistas con víctimas del holocausto

La Otra Opinión |
17-05-2017 06:07 PM

A nadie sorprende que en Venezuela las cosas vayan directo al precipicio en todos los sentidos, y es que por una parte la inflación supera el 700 por ciento, pero por la otra hay hambre y escasez de alimentos como de medicinas.

Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro sigue negando lo evidente y asegura que en su país no hay crisis, que las protestas en contra de su gobierno son orquestadas por los imperialistas y fascistas, y que la mayoría de los ciudadanos vive bien.

Apenas la tarde del martes reviró en contra de los opositores, a quienes ahora llamó nazis, y comparó a los chavistas con las víctimas del holocausto.

“Somos los nuevos judíos del Siglo XXI, que persiguió Hitler [...] No llevamos la estrella de David amarilla aquí, llevamos el corazón rojo, de ganas de luchar y de pelear por la dignidad humana y los vamos a derrotar a estos nazis del Siglo XXI, a estos fascistas”, comentó el dictador en un consejo de ministros que se emitió por la televisión.

Nada más falso que esas declaraciones, y es que si alguien es víctima en Venezuela es la oposición al gobierno chavista heredado a Maduro, la cual desde hace años ha salido a las calles a manifestar su descontento y a exigir la destitución o renuncia del presidente.

El resultado de esas protestas ha sido la represión cada vez más intensa por parte del mandatario, al grado de que en los últimos 46 días de marchas se han registrado 42 muertos y más de 50 presos políticos.

Además, la comparación entre chavistas y judíos es simplista, ya que para empezar, a los primeros nadie los ha frenado en su afán de conservar el poder, mientras que los segundos fueron perseguidos por su religión.

Del holocausto, el número de víctimas mortales casi alcanza los siete millones, mientras que son muy pocos los venezolanos que están con el régimen y que han visto en riesgo sus vidas. Pero, por el contrario, son más de 250 mil muertos que ha dejado la dictadura de Nicolás Maduro.

Es así como queda en relieve que el gobierno de Venezuela no es víctima de nada ni de nadie, aunque sí los ciudadanos, que viven cada día la represión ejercida por el dictador.

Además, cabe señalar que hasta hace poco las naciones no se habían interpuesto en las determinaciones de Maduro; no obstante, hace unos meses --cuando la situación se vio insostenible-- países como México y otros de América Latina pidieron al mandatario poner fin a la crisis económica, política, social y democrática que permea en su territorio.

 

Tags: