Madres e hijos con deseos de asesinar a hijos y madres

La Otra Opinión |
09-12-2016 05:07 PM

 

Danny DeVito dirigió y protagonizó en la década de 1990 la película, Tira a Mamá del Tren,  historia está basada en la novela de Patricia Highsmith, Extraños en un Tren, pero con tinte cómico.

Es así como la cinta gira en torno a Owen Lift se descubre harto de su madre, pues ésta lo atosiga todo el tiempo y lo tiene sobreprotegido desde pequeño.

Por tal razón Lift es un solterón resentido que cuando conoce a Larry Donner, un maestro universitario al que su esposa le plagió uno de sus libros, tiene lo que para él representa una brillante idea.

Y es que quiere asesinar a su madre, pero no puede hacerlo directamente, por ello le propone a Donner que cometa el crimen de su interés, mientras que él asesina a su ex esposa, la cual le se volvió famosa a costa de una obra que no es de su autoría.

Evidentemente Donner no accede a la macabra propuesta; no obstante, Owen es un tipo bastante persistente que intenta convencerlo a toda costa de llevar a cabo el plan.

Resulta curioso como en la vida real hay casos en los que los hijos no quieren ni respetan a sus madres, pero también otros en los que ocurre lo contrario y son las madres las que rechazan a los hijos.

Apenas se dio a conocer el caso de Ángel Gabriel Valenzuela Barreras, un pequeño de dos años de edad que padecía una discapacidad por hidrocefalia y que supuestamente había sido robado de una camioneta en Hermosillo, Sonora.

De este modo se activó una alerta Amber en todo el estado, pues según la madre del niño, tres sujetos lo habían sido sustraído de su camioneta, cuando ella bajó por quince minutos a comprar algo a una tienda de autoservicio.

No obstante, tiempo después la señora --que además tiene ocho meses de embarazo-- cayó en contradicciones y aceptó que nadie se robó a su hijo, sino que ella misma lo abandonó en un paraje.

En la película de Danny DeVito, Tira a Mamá del Tren, Owen quiere asesinar a su madre porque considera que es un dolor de cabeza; sin embargo su cometido no se logra.

En el caso de la vida real, la madre asesinó a su hijo porque también consideró que era como un dolor de cabeza al tiempo que estaba esperando un nuevo bebé, el cual seguramente no podrá criar, pues una vez que se dé a luz pasará algún tiempo en la cárcel.

 

Tags: