Los panistas son hipócritas, pero AMLO es oportunista y engañabobos

La Otra Opinión |
31-12-2016 02:54 PM

A través de un video publicado en su cuenta de Facebook, este miércoles Andrés Manuel López Obrador arremetió en contra de panistas, como los gobernadores de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, de Durango, José Rosas Aispuro, y de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, así como del hijo de este último, el senador Fernando Yunes Márquez, la senadora Luisa María Calderón, el presidente nacional del partido, Ricardo Anaya y su antecesor, Gustavo Madero, a quienes señaló por haber apoyado mediante el Pacto por México al presidente Enrique Peña Nieto y la Reforma que --según él-- puso la industria petrolera en manos de particulares.

López Obrador incluso afirmó que los gasolinazos, comenzaron en el sexenio de Felipe Calderón e ironizó diciendo que “ya nada más falta” que se quejen el expresidente y su esposa, Margarita Zavala, quien luce como su principal contrincante en la carrera por la presidencia en 2018.

Por lo anterior, el tabasqueño afirmó que “el PRI y el PAN son lo mismo”, que quien no lo crea es un inocente. Además, señaló, con toda razón, que la reacción de muchos panistas que se quejan ante el incremento en el precio de la gasolina ha sido oportunista e hipócrita.

Sin embargo, el señor López no tardó en mostrar que al igual que los panistas a los que critica, él también es un oportunista; que por lo tanto, el también es “lo mismo” que “el PRIAN”, y que quien no lo crea es un inocente.

Y es que 24 horas después, el tabasqueño sacó a relucir su oportunismo y se colgó del tema de la gasolina para hacer uno más de sus actos anticipados de campaña.

De nuevo a través de su cuenta de Facebook, López Obrador publicó otro video en el que denuncia que en México no se construyen refinerías petroleras desde hace más de 40 años debido a que una supuesta mafia corrupta se beneficia del negocio de comprar combustible en el extranjero.

Asimismo, el líder de Morena también prometió que a partir de 2018 construirá refinerías y dejará de vender el crudo para procesar la materia prima en México y así producir la gasolina en el país sin tener que comprarla del extranjero. Aseguró que con ello generará empleos y hará que baje el precio de los combustibles, y también prometió que someterá la Reforma Energética a consulta para que el pueblo decida de forma soberana si ésta debe derogarse.

Las anteriores propuestas y promesas forman parte de los lineamientos 4, 23 y 24 del “Proyecto Alternativo de Nación” del tabasqueño, y son parte de una campaña presidencial anticipada --y por ende ilegal -- que, como en su momento se adelantó en La Otra Opinión, girará en torno a dicho documento.

Pero no sólo oportunista; López Obrador también es engañabobos. Y es que, como de costumbre, el candidato presidencial perpetuo no explicó cómo llevará a cabo la construcción de las refinerías, en qué regiones, de dónde sacará el petróleo, cuánto costarán las obras, ni de dónde sacará los recursos.

Y peor aún, quiere hacer creer a la gente que el costo de la gasolina dependerá de su buena voluntad, pues desconoce factores como el precio internacional del petróleo y desestima otros relacionados con el mercado --que para él no es más que una “mano invisible”.

 

Tags: