Legión de imbéciles

Excelsior |
06-01-2017 11:55 AM

David Páramo 

Hay quienes, guiados por mentirosos confesos, dicen sentir indignación porque en una de mis primeras participaciones dentro del noticiero nocturno de Grupo Imagen cité a Umberto Eco en torno a que en las redes sociales hay una legión de imbéciles que propalan mentiras sobre la marcha de la economía.

Los actos delincuenciales y vandálicos que se han registrado con el pretexto de la liberación del precio de la gasolina no sólo demuestran el peligro que es la legión de imbéciles en las redes sociales, sino que se suman a mi lista de recientes éxitos periodísticos como el señalar que la depreciación del peso no tendría impacto en la inflación (que al último dato se ubica en 3.3%); que Donald Trump sería Presidente de Estados Unidos o que Luis Videgaray regresaría al gabinete tras haber tomado la decisión correcta de tener puentes con el equipo de este hombre.

Atrás de los actos criminales perfectamente orquestados y disfrazados de protesta social, ANTAD reporta unos 250 ataques a sus afiliados, hay una legión de imbéciles que no duda un solo instante en propalar mentiras buscando generar pánico entre la población.

Francisco Zea, en su informativo de televisión abierta, documentó información falsa difundida en Twitter sobre las protestas.

Básicamente todas tienen el mismo modus operandi. Cuentas anónimas, pero vinculadas con una red de replicadores, que buscan magnificar las protestas para generar incertidumbre y desasosiego en la población. Utilizan fotografías de hechos ocurridos en otros lugares o en otros momentos que se hacen pasar por hechos actuales.

Y la legión de imbéciles cae como moscas con fotos de hechos ocurridos en otros países. Las retuitean y se preocupan, convirtiéndose en un altavoz para los que están buscando generar una desestabilización que luego sea arreglada por el mismo que ha prometido derrocar al gobierno de una manera pacífica.

HECHOS

Los hechos parecería que le han dejado de importar a grandes capas de la población. Es preferible creer que la liberación del precio de la gasolina es un ataque de Enrique Peña Nieto y el PRI en contra de la población o el fracaso de la Reforma Energética, que una decisión económica correcta precisamente a favor de los que menos tienen aprobada por la inmensa mayoría de los legisladores.

Si bien Morena no votó a favor del paquete económico, tampoco propuso nada, lo que es un silencio que al final del día avala la decisión mayoritaria de los representantes populares.

Es preferible sumarse a la legión de imbéciles que habla en términos de crisis sobre la economía nacional e inventan impactos inflacionarios por el gasolinazo que informarse sobre la trascendencia de una medida económica correcta que, a no dudar, tendrá beneficios de largo plazo.

Muchísimo más allá. Por ser seguidores de aquellos mentirosos que se suben al púlpito para dar cátedras morales incluso para sus patrones, no se informan que el subsidio a la gasolina beneficiaba mucho más a los ricos que se quedaban con la mayoría de él y quita a los que menos recursos tienen la posibilidad de disminuir su pobreza.

Los efectos de la liberación del precio de la gasolina y la generación de competencia en este sector harán, a la larga, que la economía funcione de una mejor manera en beneficio de los que más tienen.

A pesar de las legiones de imbéciles que intentan frenar al país porque extrañan los modelos estatistas que tanto dañaron a México durante las décadas de los setenta y ochenta, que admiran fracasos económicos como el de Cuba o Venezuela mintiendo sobre supuestas cifras de bienestar social, el país no debe perder el rumbo económicamente correcto.

No existe una justificación racional para mantener precios artificialmente bajos, como los que promete quien está atrás de los robos a comercios y bloqueos no sólo a vías de comunicación sino de gasolinerías, es total y absolutamente un absurdo.

El precio libre garantiza que quien más consume pague más por el bien y lo utilice de una manera racional. El esquema planteado, correctamente, por este gobierno con apoyo de la mayoría del Congreso de la Unión libera recursos que deben ser utilizados para sacar a la gente de la pobreza generando mayores oportunidades de progreso.

Por su bien, por México, no se sume a la legión de imbéciles, sino que debe informarse y después tomar una opinión sobre los temas.

 

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

INE: El caos que viene

24-07-2017 06:00 AM
José Contreras