La trampa de los medios al difundir noticias falsas

La Otra Opinión |
07-12-2016 06:44 PM

 

Umberto Eco escribió la novela Número Cero, donde cuenta la historia de un diario que supuestamente está próximo a salir a la luz y lleva el nombre de Mañana.

Por sí solo, el hecho no sorprende a nadie; sin embargo, la particularidad del Mañana es que sus noticias no son reales sino predictivas, por no decir falsas.

Además, el tiraje nunca será vendido ni leído por nadie, pues la verdadera intención del dueño del medio es chantajear a los banqueros, políticos y demás personas influyentes y adineradas, con la amenaza de publicar información que los perjudica.

Por este motivo, los 12 números del Mañana en realidad serán el número cero.

El editor del periódico es un hombre cincuentón que acepta el trabajo a cambio de una buena cifra de dinero. Su labor consiste en crear noticias a base de suposiciones y mucha imaginación que golpeen la imagen de determinados personajes.

Resulta curioso como en la vida real hay muchas gente que aprovecha las noticias falsas para su beneficio, el cual, como en la novela, muchas veces es económico.

Por tal razón, recientemente el Papa Francisco dijo en una entrevista que los medios que se centran en los escándalos y difunden noticias falsas para difamar a otros se arriesgan a parecerse a la gente que tiene una fascinación mórbida por los excrementos.

Además, el Sumo Pontífice agregó que propagar la desinformación es el mayor daño que pueden realizar los medios a la gente, por ello, la acción se puede considerar un pecado.

En la novela de Umberto Eco, Número Cero, el dueño del Mañana le asegura a su editor que si su idea no funciona, tiene un plan B, el cual consiste en la escritura de un libro en donde contará la historia de un periódico que nunca vio la luz porque su voz honesta fue acallada.

Es decir que bajo ninguna circunstancia el maquiavélico dueño de la idea perderá ni un solo peso, pues el libro le dejaría grandes ganancias.

En la vida real, pasa algo similar a lo que ocurre en la novela, y es que en el mundo hay cientos de medios de comunicación que difunden información falsa con tal de obtener dinero.

Por ello, el Papa Francisco en esta ocasión no se equivoca, pues proveer de información falsa los lectores es un perjuicio que se comente en contra de toda la sociedad, ¿o no?

 

Tags:

Itinerario Político

Ricardo Alemán

Elba Esther se va a casa

22-02-2017 08:33 AM
Ricardo Alemán