¿La iglesia “mete mano” en la elección del Edomex?

La Otra Opinión |
17-04-2017 05:18 PM

Este fin de semana la Arquidiócesis Primada de México publicó en su semanario Desde la Fe un editorial en el que --acertadamente-- califica la violencia contra la mujer como “un mal que crece de forma alarmante” en México.

El texto también denuncia que “ser mujer en México es sinónimo de desigualdad”, y que la violencia contra las mujeres “encuentra su origen en la discriminación por razones de género”.

Sin embargo, lo que llama la atención no es que estos señalamientos provengan de una institución que repudia la “ideología de género” y se opone a que las mujeres decidan libremente sobre su propio cuerpo en temas como el del aborto.

Lo verdaderamente llamativo es el aparente manejo político que la Arquidiócesis hace del tema.

Bien es cierto que el editorial cita datos del Observatorio Nacional de Feminicidios, que corresponden a todo el territorio nacional. Sin embargo, el texto centra su análisis en dos casos particulares: Morelos y el Estado de México.

En el caso morelense, Desde la Fe señala que las medidas tomadas por el gobierno del perredista Graco Ramírez “son francamente inútiles”, pues cada cinco días, una mujer es asesinada. El editorial refiere que en dicha entidad “todos los poderes se han confabulado para atacar y perseguir al Obispo por tener el valor de denunciar la violencia y la corrupción que hoy por hoy son ya insoportables”.

Y en el caso mexiquense --donde la publicación enfatiza que este año habrá una disputa electoral-- se dice que entre 2013 y 2015 “cerca de dos mil mujeres fueron ultimadas y mil 500 desaparecieron; la mayoría eran adolescentes de entre 15 y 18 años de edad”. Pero además, se agrega que estas cifras “no importan a las autoridades, pues las muertas y desaparecidas no votan”.

Pero, ¿Por qué el énfasis del semanario en estas dos entidades?

En el caso de Morelos, parece claro que todo responde al conflicto entre el gobierno de Graco Ramírez y el obispo Ramón Castro. ¨Pero en el caso del Estado de México, ¿Cuál es la intención de la Iglesia? ¿Acaso tendrá la motivación de influir en la intención del voto?

Cabe recordar que en las elecciones de 2016 en Aguascalientes el obispo José María de la Torre se manifestó en contra de la iniciativa presidencial sobre el matrimonio igualitario, y llamó a su feligresía a votar “por el candidato que defiende la vida”. Para muchos, estas declaraciones perjudicaron a la candidata priista Lorena Martínez y favorecieron al panista Martín Orozco Sandoval, a la postre ganador.

¿Será que la Iglesia continúa con sus represalias contra el PRI y el gobierno federal, buscando perjudicarles en su bastión?

 

Tags: