La guerra contra Mancera

Ricardo Alemán |
23-11-2016 01:53 PM

De manera sorpresiva los gobernadores de Morelos, Michoacán, Tabasco y Quintana Roo, crearon un frente de supuestos perredistas para contener la candidatura presidencial de Miguel Ángel Mancera.

Se trata, como todos saben de Graco Ramírez, Silvano Aureoles, Arturo Núñez y Carlos Joaquín González, quienes en conferencia de prensa recurrieron al viejo expediente del “piso parejo” dentro del PRD, rumbo a la presidencial de 2018.

Está claro que ninguno de los cuatro mandatarios estatales tienen la menor posibilidad de aspirar a una candidatura presidencial, sin embargo, también es evidente que el “cierre de filas” contra Miguel Ángel Mancera, es parte de las guerras y los reacomodos entre la llamada izquierda mexicana.

Como todos saben, Miguel Mancera, es hoy el mejor posicionado en las encuestas entre los aspirantes de la llamada izquierda, luego de Andrés Manuel López Obrador. Mancera construye su candidatura presidencial, apoyado por una parte, del PRD, por otra en alianza con movimiento ciudadano y el PT y, el trípode lo completa el concepto de candidatura independiente.

Por lo anterior, el PRD se ha reducido a un tercio del punto de apoyo para Mancera lo cual, según el grupo de gobernadores que le han declarado la guerra, significa muy poco.

Por ello se ha iniciado la disputa por las posiciones, por los espacios y por las cuotas. Los gobernadores perredistas –igual que los gobernadores de cualquier otro partido-, saben de su fuerza política y de su poder económico, entienden que apoyar una candidatura presidencial implica un importante reparto de cuotas a los cuates. Sin embargo, cuando esa candidatura presidencial se apoya en un trípode como el  establecido por Mancera, las cuotas para los cuates se reducen.

Al final de cuentas esa es la disputa al interior del PRD y ese es el objetivo del planteamiento de los gobernadores de Morelos, Michoacán, Tabasco y Quintana Roo. Y es que necesitan que Miguel Mancera adquiera un mayor compromiso con el PRD, que asuma una mayor dependencia política y económica de esos gobiernos y que, una vez conseguida esa ruta, el reparto de fuerzas sea mayor.

Por todo ello, proponen prácticamente expulsar de la dirigencia del partido a Alejandra Barrales, quien llegó a esa posición gracias al apoyo de Miguel Mancera.

¿Cuál va a ser la respuesta del jefe de Gobierno?

¿Cuál va a ser la respuesta de los jefes del PRD?

¿En esta rebelión de gobernadores también está representada la dirigencia del PRD?

Miguel Mancera ha respondido de manera escueta. Seguramente tiene un as bajo la manga; seguramente volverá a ganar la partida.

Al tiempo.

 

@RicardoAlemanMx

@OpinionLSR

 

Tags: