La generación CNTE apenas sabe sumar y leer

Rubén Cortés |
13-12-2016 12:14 PM
 

La CNTE surgió hace 25 años en Oaxaca, pero en los últimos 15 alcanzó presencia en 28 estados, justo el tiempo en que nuestra educación ha permanecido en el sótano de la prueba PISA, el examen sobre educación más reconocido del mundo y que se hace cada tres años.

En su estado de origen la CNTE tiene condenados al embrutecimiento a 1.5 millones de estudiantes de educación básica que desde 2006 no han podido cursar nunca los 200 días completos del calendario de la SEP, porque los maestros se han negado a dar clases.

Pero la CNTE replicó a nivel nacional el mal que engendró en Oaxaca. En la reciente prueba PISA, del millón 741 mil 285 estudiantes de 15 años que existen en México, 576 mil 17 registraron un bajo rendimiento en ciencias, lectura y matemáticas.

En ciencias son incapaces de interpretar datos e identificar preguntas que salen del experimento más sencillo. En lectura no comprenden lo que leen ni pueden construir hipótesis. En matemáticas son incapaces de comparar la distancia entre dos rutas alternativas o convertir precios a una moneda.

En comparación con otros países, en ciencias registraron 20 y 60 puntos menos que los de Chile y Uruguay; en matemáticas reprobaron con 408 puntos, mientras los de Chile y Uruguay lograron 423 y 418. En lectura, tuvieron 423 puntos, que son 70 puntos por debajo de la media de la OCDE.

Y puede parecer que no es un problema de dinero, porque México dedica 5.2 por ciento de su PIB a la educación pública, que es el mismo dinero que Francia y mucho más que Alemania y España. Pero empieza a ser un problema al saber que dedica el 80 por ciento de ese dinero a pagar a los maestros.

Por ejemplo, los líderes de la CNTE liberados hace poco estaban acusados de amasar fortunas. Rubén Núñez, de acumular 132 millones mediante una red de lavado de dinero. Sólo en una de sus cuentas movía 8.1 millones al mes y gana 100 mil pesos mensuales sin dar clases por dos plazas.

Otro, Francisco Villalobos, apareció en un video, colgado en redes sociales, en el que supuestamente pide a su esposa que le mande 320 mil pesos que tenía en su domicilio; y Juan Carlos Orozco ganaba 31 mil 168 pesos sin dar clases.

Además, el país no había intentado un impulso a la educación desde la década de los noventa, hasta la actual Reforma Educativa para establecer las bases para el Servicio Profesional Docente y poner reglas para quien aspira a ingresar, permanecer y ascender como maestro.

Reforma a la que se opone la CNTE…

Que ha sido la ruina de nuestra educación básica.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Delfina, clavadísima

28-04-2017 07:00 AM
José Contreras