La Coparmex y su revancha en contra de EPN

La Otra Opinión |
10-01-2017 06:29 PM

 

La tarde de ayer se firmó el Acuerdo para el Fortaleciemiento de la Economía Familiar, el cual fue presentado por el gobierno federal y algunos integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En el tratado se plantearon tres puntos centrales para mantener la estabilidad económica de los mexicanos:

  • Fomentar las inversiones y el empleo

  • Preservar la estabilidad económica

  • Preservar y fortalecer la cultura de la legalidad y el estado de derecho

Sin embargo, el presidente de la Comparmex, Gustavo de Hoyos, se declaró horas más tarde en contra del acuerdo, y se rehusó a firmarlo, argumentando que las acciones que se presentan en el documento son desacertadas, improvisadas y colocaban a los empresarios como responsables de los errores del gobierno.

Además, aseguró que la Coparmex no pondría su rúbrica porque “las prisas no son buenas consejeras”; no obstante, propuso un nuevo plan de trabajo --que seguramente redactó desde hace meses-- en tres ejes que consisten en:

  • El impulso a la economía familiar y la generación de empleo.

  • El mejoramiento de las finanzas públicas y la macroeconomía.

  • El combate a la corrupción y la defensa del estado de derecho.

De este modo los argumentos que Gustavo de Hoyos utilizó para justificar su disidencia quedaron neutralizados, y es que el acuerdo firmado por el gobierno federal y la CCE incluye los tres ejes de su acuerdo, y además --según Juan Pablo Castañón, presidente de la CCE--, el documento oficial no fue improvisado y hubo el tiempo suficiente para analizarlo.

Entonces, si el acuerdo del gobierno federal es producto de varias reuniones de trabajo y se parece al proyecto lanzado por la Coparmex, ¿por qué la confederación se niega a firmar?

La respuesta es clara: porque la Coparmex ha estado --desde hace mucho tiempo-- del lado de Acción Nacional, y no le convenía firmar un tratado con el enemigo natural, pues con ello quedarían expuestos sus intereses políticos y económicos.

También hay quién se aventura a decir que el rechazo de Coparmex es una revancha en contra del gobierno por la desaparición de los subsidios de la gasolina, el gas y el diesel, que como ya hemos dicho antes, perjudicó directamente y en mayor medida a los que manejan autos de lujo y consumen más combustible, como los empresarios.

Por ello, resulta absurdo que nos traguemos el cuento de que la Coparmex se preocupa por el beneficio de todos los mexicanos.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Lo que Peña no cumplirá

13-12-2017 06:00 AM
José Contreras