La columna que Federico Arreola “borró” de SDPNoticias

La Otra Opinión |
11-09-2017 01:17 PM

El pasado sábado, el periodista Federico Arreola publicó en su diario, SDPNoticias, una columna en la que acusaba a los periodistas mexicanos en general de informar “borrachos” o desvelados sobre el sismo del jueves o sobre los huracanes.

Cuando se dio cuenta de que había cometido un error al generalizar --salvo honrosas excepciones--  a los comunicadores mexicanos con una descalificación grosera, borró sus tuits de su cuenta de Twitter y su columna de su diario digital.

Sin embargo, no la pudo borrar de la web, en donde el texto aún circula.

Aquí la columna íntegra que Federico Arreola escribió, publicó y luego “borró”

Peligro: Periodistas borrachos informan sobre terremotos y huracanes

El 10 de marzo de 1996, en El País, Manuel Vicent publicó lo siguiente: “Periodista es ese tipo que escribe a toda velocidad de cosas que generalmente ignora y lo hace de noche y la mayoría de las veces cansado o borracho y que no teniendo talento para ser escritor ni coraje para ser policía se queda sólo en un chismoso o en un simple confidente”.

Según el señor Vicent en las elecciones españolas de ese año –que por cierto ganó un tipo considerado por muchos impresentable, pero que me parece hizo un buen gobierno, José María Aznar–, los políticos demostraron ser más sensatos que los periodistas.

Vaya fenómeno extraordinario que pensé nunca vería en México: políticos actuando con mucha mayor responsabilidad que los periodistas.

El terrible sismo de 8.2 grados Richter del pasado jueves en la noche y el huracán Katia que ya ha golpeado a Veracruz han generado dos tipos de reacciones: la de los políticos de todos los partidos, que se han visto muy serios y aplicados, y la de los periodistas, simple y sencillamente lamentable.

Los políticos con cargos en el gobierno han decidido simple y sencillamente hacer su trabajo, es decir, coordinar labores de ayuda a damnificados, recorrer las zonas dañadas e informar con objetividad a la población. Es lo que han hecho Enrique Peña Nieto, presidente de la República; Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México; Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca; Manuel Velasco, gobernador de Chiapas; Miguel Ángel Yunes, gobernador de Veracruz, y Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, que tuvo la trivial equivocación de hacer una broma sobre la tormenta que algunas personas en los medios y las redes sociales engrandecieron.

Por su parte, los políticos que están en la lucha partidista sin participar en los distintos niveles de gobierno han hecho lo único que podían hacer: si han hablado del terremoto o de las fuertes lluvias ha sido para expresar su tristeza por lo que pasó o para llamar a la solidaridad con las personas que ahora sufren, pero han evitado caer en grillas baratas que estorben a sus rivales encargados de manejar la crisis. Así lo han hecho Andrés Manuel López Obrador, dirigente de Morena; Margarita Zavala, aspirante panista a la Presidencia de México; Ricardo Anaya, líder nacional del PAN; Enrique Ochoa, presidente del PRI, y Rafael Moreno Valle, aspirante del PAN a la candidatura presidencial.

Los periodistas, en cambio…

Con excepciones –el sitio de internet de la señora Carmen Aristegui, que ha informado con objetividad, lejos de los excesos que se usan para generar notas de escándalos; el conductor de noticieros de MVS, Luis Cárdenas, que no ha caído en amarillismos; los informativos de Televisa, que son muy serios en las situaciones de crisis, y dos o tres ejemplos más–, el hecho a destacar en el periodismo mexicano, sobre todo el que más debate en las redes sociales, es el sensacionalismo que, en este caso, ha sembrado pánico entre la población.

Burlándose, Oscar Wilde dijo que el valor del periodismo radica en que, “al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la sociedad”. Pero la ignorancia a veces es muy peligrosa. Como la que hoy tiene a medio país aterrorizado esperando terremotos apocalípticos o huracanes que todo lo destruyan.

¿Tiene caso difundir tales tonterías?

Sería deseable que no pocos de los periodistas mexicanos se comprometieran a dejar de trabajar cansados o de plano borrachos. No ayudan a nadie y son muchos los problemas que causan en una sociedad que, gracias a la minoría de buenos informadores, sigue creyendo en todos los medios de comunicación.

https://www.sdpnoticias.com/nacional/2017/09/09/peligro-periodistas-borrachos-informan-sobre-terremotos-y-huracanes

 

Tags: