Javier Duarte: Yunes se llevará un chasco

La Otra Opinión |
17-07-2017 03:38 PM

La llegada a México del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quizá no sea tan benéfica para su sucesor, Miguel Angel Yunes, como él lo esperaba.

Yunes convirtió en bandera principal de su campaña la promesa de meter a la cárcel a Javier Duarte, y en parte por eso logró el voto de una relativa mayoría de veracruzanos, hastiados de la desastrosa administración del priista.

Por eso, desde que la PGR localizó y detuvo a Duarte, Yunes se ha querido colgar del mérito, al decir que gracias a las denuncias que él presentó fue perseguido penalmente su antecesor.

Y para no quedarse fuera de la jugada, Miguel Angel Yunes, a través de la Fiscalía General de Veracruz, --que de autónoma sólo tiene el nombre-- presentó cargos en contra de Duarte, a quien acusó de cometer cinco delitos del fuero común.

Yunes acusó a Duarte de los delitos de abuso de autoridad, Incumplimiento de un deber legal, peculado, tráfico de influencias, y coalición de servidores públicos.

El problema de Yunes es que no ha logrado presentar una sola prueba de esos delitos, por lo que, cuando le toque a Duarte ser juzgado por delitos cometidos en Veracruz, seguramente será absuelto.

Fuentes de altísimo nivel consultadas por LaOtraOpinión señalaron que el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, ordenó a la fiscalía del estado imputarle varios cargos a Duarte primero y buscar las pruebas después.

Al paso del tiempo, y ante la imposibilidad de sustentar las acusaciones, Yunes ha pretendido que sea la PGR la que demuestre imputaciones que hizo la fiscalía local. ¿Absurdo, no?

Yunes logró el impacto mediático que buscaba a nivel estatal cuando Javier Duarte fue detenido por la PGR.

Pero es muy probable que Yunes pase del gozo al pozo cuando sea puesto a disposición de la justicia de Veracruz y quede libre por falta de pruebas.

En cuanto a las acusaciones que le hace la PGR, Javier Duarte será procesado únicamente por dos delitos: delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, o lavado de dinero.

Solo el primero de ellos es grave, por lo que, en caso de que su probable responsabilidad no sea debidamente acreditada, podrá quedar en libertad.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

SNA: gran tomadura de pelo

20-07-2017 06:00 AM
José Contreras