Golpes y golpistas en la ALDF

La Otra Opinión |
08-11-2017 05:04 PM

Los diputados de todos los partidos en la ALDF mostraron su peor cara en la sesión de este martes, donde prevalecieron las artimañas y de los golpes físicos se pasó a los golpes legislativos.

Cosa rara: la Asamblea --que se caracteriza por su improductividad y por las constantes faltas de quórum que obligan a suspender sus sesiones-- ya había sacado dos pendientes: la comparecencia de la Secretaria de Gobierno, Patricia Mercado, y la toma de protesta de la nueva presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX, Nashieli Rodríguez. Pero todo se salió de control al momento de aprobar el presupuesto para una planta de termovalorización con un costo de 109 mil millones de pesos, a ser pagados a un plazo de 30 años con recursos federales.

Los diputados de Morena argumentaron que la planta no es prioridad y que los recursos se deben canalizar a la reconstrucción después del sismo. Además, acusaron al gobierno central de querer beneficiar a la empresa encargada de la construcción, por lo que --supuestamente-- presentaron una solicitud de moción suspensiva, a fin de que el tema no fuera votado.

La presidenta de la Mesa Directiva de la ALDF, Flor Ivone Morales, de extracción morenista, le echó una mano a los suyos y presentó la moción a pesar de que no fue entregada por escrito y acusó a Servicios Parlamentarios del haber echo perdedizo el documento. Primera artimaña de la sesión.

Esto encendió los ánimos tanto de morenistas como de perredistas, que reclamaban el derecho a votar el tema de la planta de termovalorización, Y en un intento por suspender la votación, Morales decretó un receso. Segunda artimaña.

Durante el receso, la bancada de Morena aprovechó para tomar la Tribuna, ejecutando uno de sus acostumbrados golpes legislativos.

Luego, el golpe legislativo dio paso a los golpes físicos, cuando morenistas y perredistas se enfrascaron en una batalla cuerpo a cuerpo por el control de la Tribuna para ejecutar la votación; hubo empujones jaloneos y rasguños.

Y de los golpes físicos, se pasó a otro golpe legislativo cuando en medio de la confusión, la vicepresidenta de la Mesa Directiva, la perredista Rebeca Peralta “reanudó la sesión” y las bancadas del PAN, PRD, PRI y PVEM aprobaron el presupuesto para la planta; votaron la destitución de Flor Ivone Morale como presidenta de la Mesa Directiva, y designaron en su lugar a Fernando Zárate, del Partido Verde.

El problema ahora es determinar si Peralta podía o no reanudar la sesión. En caso contrario, PRD, PAN, PRI y PVEM habrán actuado con el mismo proceder golpista que Morena. La bancada lopezobradorista ya anunció que solicitará que quede sin efecto tanto la votación del presupuesto para la planta como la destitución de Flor Ivone Morales, a quien el gusto de haber presidido Asamblea le había durado sólo días.

Apenas la semana pasada, Morales asumió como presidenta del Mesa Directiva y en su segunda sesión en el timón, usó su puesto para actuar en representación de los intereses de su bancada, y no de toda la Asamblea. No sólo permitió la toma de la Tribuna, sino que participó en ella.

Es la primera vez en la legislatura que Morena tiene la presidencia de un órgano legislativo, y la usa para bloquear las decisiones que no le gustan y no pueden impedir mediante el voto de sus legisladores… ¿Qué será si luego de 2018 obtienen suficientes curules para presidir el Senado o la Cámara de Diputados?

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Ayala destapa a Meade

17-11-2017 06:00 AM
José Contreras