FRAUDE EN COAHUILA: ¡EL MITO GENIAL! (II)

Ricardo Alemán |
16-06-2017 06:00 AM

La moda, en la elección de Coahuila, fue gritar “¡fraude!”. Lo decían reporteros, analistas, columnistas, articulistas y, sobre todo, líderes de partidos perdedores.

Todos criticaron la “mala calidad” de la elección. Y, sin chistar, se sumó la “legión de idiotas” e interesados en destruir la confianza en las instituciones electorales.

    Y si tienen derecho a exigir instituciones y elecciones creíbles y de calidad, también a exigir mayor calidad periodística, de análisis, opinión y, sobre todo, de los políticos. Lo cierto es que el 4 de junio también fallaron (fallamos) los periodistas, analistas y opinantes --en general--, igual que los políticos.

Y sea por ignorancia, indolencia o militancia, los periodistas, analistas y políticos se tragaron “el mito genial” del fraude, sobre todo en Coahuila.

Incluso, pocos aceptan que es distinto creer, imaginar o suponer un fraude, que probar el supuesto fraude.

    Al respecto José Woldemberg escribió –Reforma 15 de junio--: “No me extraña que muchas personas crean que los resultados de las elecciones salen de un sombrero de mago, me preocupa que muchos reporteros y analistas carezcan de la información básica y reproduzcan versiones fantasiosas, pero indigna que líderes partidistas y candidatos no conozcan el procedimiento de cómputo…”.

    Y es que en Coahuila, antes que un “fraude histórico” el problema es de ignorancia ciudadana, de complejidad extrema del proceso y de una perversa “mala leche” de los perdedores. ¿Lo dudan? Van las pruebas.

1.- El jefe del PAN, Ricardo Anaya y su candidato, Guillermo Anaya, exigen anular la elección a partir de 14 “delitos”, entre ellos “la congelación” del PREP cuando sólo llevaba 71% de las actas computadas.

Los supuestos de Anaya son falsos. ¿Por qué?

a).- Porque no se cumple ninguna premisa para anular la elección estatal, prevista por el 41 Constitucional. Incluso, en el tope de campaña, el PAN gastó más que el PRI.

    2.- Dice el PAN que el recuento de votos fue manipulado. Por eso se habría dado un resultado diferente en el Conteo Rápido, el PREP y el acta final. Otra premisa es falsa.

    a).- En efecto, en el conteo rápido Guillermo Anaya tenía 38.09% frente a 36.71% de Miguel Riquelme. Además, el PREP se congeló en 72%, cuando la ventaja era del candidato del PRI, con 38.3% frente a 36.8% del PAN.

b).- Al final, el cómputo distrital dio la victoria al PRI con 38.19% frente a 35.75% del PAN. ¿Falló el PREP o inventa el PAN?

    c).- Sin embargo, se debe insistir que ni el conteo rápido ni el PREP son oficiales, son sólo una muestra de la tendencia de la elección.

    d).- El dato oficial es el cómputo distrital, cómputo al que se negaron a asistir el PAN y el resto de los opositores al PRI

    3.- ¿Y por qué el PAN y opositores se negaron a asistir al recuento distrital del miércoles siguiente a la elección?

    a).- Porque era en ese acto –el recuentro distrital--, y no en medios, donde el PAN debieron exigir la confronta de las actas de casilla, aclarar las diferencias e impugnar el resultado.

    b).- El PAN y opositores no asistieron y no han dado a conocer sus actas, porque saben que más allá de las fallas del conteo rápido y del PREP, no existe una sola prueba del fraude que pregonan.

    c).- Y es que, como deben saber todos, los representantes de cada partido en cada una de las casillas, tiene copia del acta, en la que se reportan los votos a cada candidato, donde se anotan las incidencias e irregularidades.

    d).- Esa es la prueba reina para saber si se manipuló la elección. Y esas actas las tienen escondidas el PAN, el PRD, Morena...

    4.- ¿Qué pasó? ¿Por qué las boletas arrojaron inconsistencias que hicieron variables los datos del Conteo Rápido y del PREP?

a) La respuesta es elemental. Por la complejidad de una elección de gobernador, Congreso y alcaldes, en la que participaron 9 partidos nacionales y 7 partidos locales, además de coaliciones totales y parciales. En total, más de 20 combinaciones de elección. Algo nunca visto, para lo que ningún ciudadano está capacitado.

    b).- Por esos errores humanos –de conteo y llenado de actas--, el Conteo Rápido y el PREP arrojaron resultados distintos.

c).- Pero esos resultados, como ya se dijo, no son oficiales.

    5.-  Además, es falso que solo en Coahuila se haya “congelado” el PREP.

    a).- Un ejemplo son las elecciones para gobernador de Tlaxcala, en 2016, en donde el PREP se detuvo con 82% de la captura de las actas.

b).- Al final, el cómputo distrital arrojó diferencias de 2% entre las cifras del PREP y el conteo oficial.  

c).- Sin embargo, la Sala Superior del Tribunal Electoral determinó que los resultados del PREP sólo son informativos y no vinculantes y que no es motivo de anulación de la elección “la circunstancia de que sean distintos a los resultados del PREP y del cómputo distrital”.

d).- Igual ocurrió en las elecciones de gobernador de Puebla, en 2016, en donde el PREP se detuvo con el 92%.

En Coahuila no hubo fraude. Hubo ignorancia y manejo perverso del PAN.

Al tiempo.

    

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Mando Unico al estilo AMLO

08-12-2017 06:30 AM
José Contreras