Fracaso de la CNTE: se impone la mayoría del gremio magisterial

La Otra Opinión |
03-07-2017 05:05 PM

 Este fin de semana, alrededor de 43 mil maestros de 29 entidades distintas dieron una gran lección: le enseñaron a todo el país que la CNTE es un sector minoritario del gremio magisterial, y que ni las opiniones ni el modo de actuar de los dirigentes de la Coordinadora y de algunos de sus miembros representan a todo el magisterio.

A pesar de todos los intentos de boicot por parte de la CNTE, acudieron a evaluarse 43 mil 259 de los 44 mil 111 maestros citados para presentar la prueba; es decir, el 98 por ciento.

Pero sin duda, la lección más grande la dieron los maestros de Oaxaca, donde la CNTE tiene mayor presencia y ejerció más presión para sabotear la evaluación.

Durante la semana pasada, algunos sectores de la Sección 22 de la CNTE advirtieron a sus agremiados que si participaban en la evaluación serían considerados “traidores” y expulsados de las aulas. Amenazaron con tomar represalias, y pusieron a sus compañeros entre la espada y la pared: si se evaluaban, sufrirían la ira de la Coordinadora --que ha dejado clara su propensión a la violencia como método de coerción--; pero si no lo hacían, el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) rescindiría su contrato por no contar con los requisitos legales para ejercer como docentes.

Además, el sábado y el domingo la Coordinadora realizó marchas y bloqueos carreteros; tomó de casetas; y organizó brigadas para “cazar” a los profesores que se trasladaban en automóviles particulares y autobuses hasta la ciudad de Puebla, donde se realizaría la evaluación.

Pese a ello, mil 467 de los casi mil 700 maestros oaxaqueños que faltaban de regularizar su situación llegaron a Puebla y participaron en la prueba.

La lección de todo esto es que a pesar del ruido que hace, de lo vistosas que son sus movilizaciones, y de que pretende atribuirse a sí misma la representatividad del profesorado, la CNTE es un sector minúsculo del gremio magisterial.

No todos los maestros rechazan la evaluación docente ni se niegan a ser evaluados. De hecho, quienes piensan así son los menos, como quedó demostrado con la gran afluencia de maestros en la prueba de este fin de semana.

Por eso, sería un error de los medios de comunicación y de la opinión pública darla a la CNTE esa representatividad de la que se quiere apropiar por la fuerza, y meter en el mismo saco a todo el magisterio.

 

Tags: