Focos rojos en el PAN; ¡Yunes presidenciable!

16-12-2016 10:11 AM

Ni el jefe nacional del PAN, Ricardo Anaya y mucho menos el poderoso Rafael Moreno Valle –casi ex gobernador de Puebla-, parecen percatarse del “escorpión político” que metieron a Acción Nacional.

          ¿Por qué? ¿De quién se trata?

         Porque no pasará mucho tiempo para que ese animal político llamado Miguel Ángel Yunes -, nuevo gobernador de Veracruz-, enseñe sus verdaderas intenciones a futuro.

Y es que Yunes, para el que no lo sepa es –en la más pura definición aristotélica-, uno de los más acabados animales políticos mexicanos. Yunes es un hombre de poder al que poco o nada importó pelear por un gobierno estatal de sólo dos años, porque en menos de esos dos años construirá la plataforma para su “sueño dorado” de décadas.

         ¿Y cuáles son las intenciones políticas de Yunes en el futuro próximo?

         Sólo los ciegos o los tontos no quieren ver que no pasará mucho tiempo para que Yunes “sacuda a todo México” con sus intenciones de buscar la candidatura presidencial para 2018, por el PAN, el partido al que llegó casi agonizante, luego que fue echado del PRI tras militar durante más de tres décadas en el tricolor.

         Y mientras esa revelación casi divina ocurre,  “lactantes” y “párvulos” que con Ricardo Anaya se apoderaron del CEN del PAN,  hacen buena parte del “trabajo sucio” a Migue Ángel Yunes, quien muy pronto se colocará como el “quinto al bat” en el PAN, luego de Margarita Zavala, de Ricardo Anaya, Javier Moreno Valle y Ernesto Ruffo.

Es decir, que mientras Yunes construye su proyecto presidencial, sus aliados lo convierten en mártir de las pillerías del PRI, piden un salvavidas de dinero público para la candidatura presidencial de Yunes y hasta le preparan el escenario para convertirlo en el nuevo “rey de la honestidad valiente”.

Pocos en el PAN han querido ver que a Yunes le importa un pito el gobierno de casi dos años de Veracruz. Pocos saben que ese animal político salido de las canteras de la grilla de Veracruz no requiere más que esos casi dos años para construir su candidatura presidencial y que, llegado el momento, se tragará vivos a Ricardo Anaya y a Rafael Moreno Valle, verdaderos aprendices de brujo que poco o nada entienden de la lucha por el poder.

Y mientras llega el momento de Yunes, Ricardo Anaya sigue empujando la campaña de cruzado contra la corrupción y Moreno Valle sigue creyendo que los astros lo han iluminado, sin darse cuenta que pronto se caerá a pedazos el teatro montado en Puebla.

Y mientras todo eso ocurre y en tanto Anaya sigue creyendo que en Yunes tiene a un aliado, el gobernador de Veracruz se ha convertido en el hombre del momento entre panistas y ex priistas.

Y, es que Yunes ya inició una campaña de abierto populismo, ya consiguió que todos ven a Veracruz como ejemplo de la lucha contra la corrupción, ya ganó notoriedad a nivel nacional y por la dinámica política del estado, Veracruz “será nota” durante los dos años siguientes.

Y es que, a querer o no, Yunes trae un “momentum”, trae una inercia contagiosa, genera esperanza real, es un tipo duro que genera confianza y que hace suponer a muchos incautos que se necesita un candidato como Yunes, para sacar al PRI de Los Pinos… Por lo menos eso es lo que creen no pocos incautos panistas en Veracruz.

Lo que pocos quieren ver, sin embargo, es que ese animal político llamado Miguel Ángel Yunes es, antes que panista, un político formado en las más rancias disciplinas de lo más viejo y más bajo del PRI.

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes -igual que los buenos animales políticos-, sólo tiene lealtad con Yunes. Por eso no respetará lealtades en el PAN -como no las respetó en el PRI y menos con la profesora Gordillo-, y acabará con todos aquellos que se pongan en su camino rumbo a 2018.

         ¿Y qué hará Yunes para llegar a 2018, cuando le queden por ahí de 6 meses como gobernador? Encargará Veracruz a su hijo, que hoy gobierna Boca del Río. Es decir, lo hará candidato a gobernador, sea por el PAN o por cualquier otro partido.

Y lo hará ganar, mientras Yunes padre se lanza para 2018.

Y mientras Javier Duarte sigue prófugo, en cualquier encuesta Yunes saldría muy bien colocado. ¿Por qué? Porque es el único que logró tirar a un pillo como Duarte, aún siendo éste cercano a Peña.

¿Dejarán pasar los panistas a un presidenciable como Yunes? Por lo pronto hay focos rojos en la Colonia del Valle.

Al tiempo.

 

Tags: