EZLN cede al poder político y pasa por encima de los pobres

La Otra Opinión |
02-01-2017 07:25 PM

En el marco del vigésimo tercer aniversario de su levantamiento en armas, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) anunció su decisión de “acompañar” a la mujer indígena que sea propuesta por el Congreso Nacional Indígena (CNI)  para competir --como candidata independiente-- por la presidencia de la República en 2018.

Es decir que, después de tanto negar una incursión en la política instituida y de rechazar las instituciones del Estado Mexicano, el EZLN se sube al barco de la política electorera y de la candidata independiente cuyo nombre será dado a conocer en mayo de este año por el CNI.

Según informa Milenio, durante una reunión llevada a cabo este domingo el CNI y el EZLN acordaron “desterrar de sus pueblos originarios a los partidos políticos, así como no permitir que se ejerzan algunos programas sociales del gobierno federal a medida que se acerquen las campañas políticas”.

Al respecto, cabe recordar que en Chiapas, el EZLN se organiza en “Caracoles” o municipios autónomos que no reciben apoyos del gobierno federal. Sin embargo, al CNI se encuentran adscritas en total 66 etnias de diversas partes del país que no precisamente viven bajo los principios de la autonomía zapatista.

Y es allí donde queda al descubierto una de las más grandes incongruencias de la incursión zapatista en la política.

Por un lado, el EZLN declara su apoyo a la candidatura independiente de una mujer indígena porque considera que ello puede ser “la última oportunidad para salvar al país”.

Pero por otro lado, en su intento por “salvar al país”, el EZLN y el CNI se llevan “entre las patas” precisamente a la población más marginada del país, por la que dicen luchar.

Al tomar el camino electoral --ese mismo que hace 23 años rechazaban de manera tajante-- el EZLN y el CNI caen en la mezquindad política que tanto criticaban.

Y es que cabe suponer que la dirigencia indígena piensa restringir el acceso a programas federales para que el gobierno no “compre” a la población. Pero al mismo tiempo, el EZLN y el CNI negará a la población más marginada del país su legítimo derecho a recibir apoyos gubernamentales para satisfacer sus necesidades básicas.

Entonces, ¿dónde está la defensa de los pobres? ¿Será que dio paso a la mezquindad política?

 

Tags: