Experimentos con niños… ¿Un mal o un bien?

21-12-2016 03:56 PM

 

En este año mucho se habló sobre la serie de Netflix Stranger Things, donde se cuenta la historia de la desaparición de Will, un niño que vive con su mamá y su hermano determinado poblado de Estados Unidos.

Es así como sus tres amigos se dan a la tarea de buscarlo, y cuando lo hacen en lugar de dar con el paradero de Will se encuentran con una niña a la que más tarde reconocen como Eleven.

Todos los niños son de la edad; sin embargo, cada uno se desarrolla en un entorno diferente, el cual a la larga determina su papel y su comportamiento.

De este modo, Eleven al haber sido criada bajo un experimento que conllevó a su aislamiento, no conoce nada del mundo exterior y aunque es capaz de cuidarse por sí sola, necesita de su nuevo grupo de amigos para poder sobrevivir y salvar a la comunidad donde viven, además de al mismo Will.

Resulta curioso como en la vida real, hasta el momento no se conoce de algún experimento que afecte directamente el crecimiento de un niño; pero por el contrario, hay otros que han descubierto las determinantes que definen el destino de los niños.

Por ejemplo, alrededor de la década de 1950 llegaron las investigadoras Emmy Werner y Ruth Smith a la isla Kauai, Hawaii, con el fin de solicitar a 698 familias el apoyo para la realización de un experimento psicológico y social que descubriera qué es lo que afecta el crecimiento y comportamiento de los bebés cuando son adultos.

Es así como las psicólogas dieron un seguimiento a la vida de cientos de niños nacidos en Kauai hasta que éstos cumplieron los 40 años, y entre otras cosas, llegaron a la conclusión de que sin contar los factores de riesgo o los entornos complicados, los infantes necesitan saber que por lo menos hay una persona que se preocupa por ellos, pues una persona puede marcar la diferencia.

En la serie de Netflix, Stranger Things, Eleven creció aislada en una celda fría, sin ninguna especie de figura afectiva hasta que conoció a Mike, uno de los niños que busca al desaparecido Will, quien le da la confianza que necesita para superar el trauma de su crecimiento.

En la vida real, según el estudio de las psicólogas de Kauai y el mismo testimonio de una niña que fue monitoreada toda su vida por ellas, los adultos que crecen en un entorno seguro tienen más posibilidades de tener un futuro “seguro”; sin embargo, la investigación no es absoluta y siempre hay excepciones, ¿o no?

 

Tags: