EU acepta parte de culpa por narcotráfico

La Otra Opinión |
19-05-2017 03:31 PM

El gobierno del presidente Donald Trump inició el jueves, de manera oficial, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Este proceso incluirá una consulta a la opinión pública y al Congreso.

Durante 90 días, el TLCAN será estudiado para definir la manera en que se podrá negociar con Canadá y especialmente con México un beneficio para las tres naciones.

Al respecto, vale la pena resaltar las declaraciones de Rex Tillerson, el canciller estadounidense, quien reconoció que el problema del narcotráfico es de Estados Unidos y de México, por ello consideró necesario un plan para disminuir la demanda interna de narcóticos.

“Como estadounidenses, debemos asumir este problema, es nuestro (...). Como estadounidenses, necesitamos aceptar que nosotros somos el mercado", agregó Tillerson.

Sus declaraciones cobran relevancia porque en mucho tiempo el incremento de drogas en nuestro país vecino fue visto como un problema de contención en México; sin embargo, es claro que sí aumentó la oferta en la Unión Americana, fue porque también aumentó la demanda.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, Estados Unidos es el territorio que más drogas consume a nivel mundial, y reveló en 2016 que tan solo en un año ingresan de manera ilegal cerca de 160 toneladas de cocaína.

El mercado de la marihuana --que ha sido regularizada en varios estados-- cuenta con un aproximado de 20 y 22 millones de consumidores mayores de 12 años; el de la cocaína de 1.6 a 2 millones de consumidores, y hay más de 1.3 millones de personas que ingieren otras sustancias alucinógenas.

Es así como queda en evidencia que los problemas generados por las drogas no son responsabilidad sólo de una parte, sino de dos, en este caso México y Estados Unidos. El primero la hace de proveedor y el segundo de consumidor, y al final todo se reduce a un círculo vicioso, pues si no hubiera uno, el otro tampoco existiría.

Por lo tanto, el combate al narcotráfico debe librarse desde los dos frentes, pues sólo así será efectivo. De este lado es labor de las autoridades el detectar, frenar y condenar --conforme la ley-- a los traficantes --y fabricantes--, del otro la tarea es prevenir sobre el consumo de drogas y hacer campañas para  disminuir las cifras que año con año son más alarmantes, pues además de ser mayores, arrojan miles de muertos.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Anaya: un cerillo apagado

21-11-2017 06:00 AM
José Contreras